ECRP

Inscríbase para recibir el
Boletín por email
(en inglés)

Facebook

Enviar comentarios
a la Editora de ECRP.

          
Share View this page in English InicioContenido de todos los númerosContenido de número actual
Vol. 6 No. 2
©Derechos de autor reservados 2004

Informes de directores sobre el uso de computadoras en programas preescolares

Sharon A. Lynch y Laverne Warner
Sam Houston State University

Sinopsis

Desde hace varios años algunos eruditos importantes en el ámbito de la educación de niños pequeños han cuestionado si las computadoras deben utilizarse en las aulas de tales niños. En respuesta a la controversia relacionada con las computadoras y los niños pequeños, el presente estudio investigó informes de directores sobre el uso de computadoras en guarderías de Texas. Directores de programas de cuidado infantil con licencia respondieron a una encuesta con 12 preguntas sobre el uso de las computadoras en sus centros. Los resultados de la mayoría de los respondientes indicaron que los niños preescolares empiezan a utilizar computadoras en centros de cuidado infantil entre las edades de 2 y 4 años, independiente de su estatus social-económico. Los directores respondieron que la meta más importante para el uso infantil de computadoras era la de extender los conceptos aprendidos en el aula. El método preferido de instrucción en el uso de computadoras era la instrucción individual; la forma más común de supervisión constaba de un adulto que vigilaba una zona específica del aula. La ubicación más común de las computadoras era en un centro especial de aprendizaje dentro del aula.

Introducción

El uso de computadoras en la educación de niños pequeños lleva décadas provocando un debate filosófico entre los educadores de niños pequeños y otros profesionales. Desde el momento de introducirse las computadoras en las escuelas estadounidenses hace como 25 años, los peritos se han visto plagados por preguntas como: "¿El uso de computadoras con niños pequeños no los hace aprender pasivamente?" "¿No deberían los niños tener objetos concretos para el aprendizaje?" o "¿No se les hace difícil a los niños pequeños manipular las computadoras?" El ámbito ha sido polarizado por controversias sobre la cuestión del papel de la tecnología en el aprendizaje de niños pequeños, y este papel todavía se está debatiendo.

Varios de los primeros investigadores que estudiaron el asunto hallaron que el uso de computadoras de parte de niños pequeños tuvo provechos positivos para el aprendizaje. Cochran-Smith, Kahn y Paris (1988) postulan que las habilidades escritoras de los niños se mejoran con la tecnología. Lo único que les preocupa es que algunos niños usan inefectivamente el teclado y tienen ideas erróneas de cómo la palabra impresa debe verse en una página. Hess y McGarvey (1987) notan el logro de los niños en la matemática, la resolución de problemas y las habilidades científicas. La investigación completada por Weir, Russell y Valente (1982) sugiere que las computadoras facilitan la educación de niños con incapacidades.

Otros educadores de niños pequeños dudan del valor y la utilidad de la tecnología para niños pequeños. Wardle (1999) cree que las computadoras no son necesarias para fundamentar el aprendizaje de los niños. Ella afirma que los primeros años de la vida son necesarios para fijar las fundaciones del éxito más tarde en la vida y que las computadoras tienen un valor limitado para hacerlo. Cordes y Miller (2000) informan que un grupo internacional de médicos, científicos e investigadores pidieron una moratoria de las computadoras en programas preescolares y los primeros grados de la primaria. Creen que las computadoras interfieren con el desarrollo sano físico y mental. Hohmann (1998) recomienda que las computadoras no se utilicen con niños menores de 3 años de edad.

Otras personas afirman los provechos del uso de las computadoras con niños pequeños. Clements (1999) sostiene que "La tecnología puede cambiar la manera de pensar de los niños, las cosas que aprenden y su manera de relacionarse con compañeros y adultos" (pág. 1). También recomienda la tecnología como un instrumento para mejorar el aprendizaje de los niños mediante la exploración, la resolución creativa de problemas y la auto-educación (Clements y Sarama, 2003). Haugland (2000a, 2000b) sostiene la implementación por los maestros de tecnología en aulas para niños de 3 o 4 años de edad con tal que se les permita bastante tiempo para experimentar y explorar.

La cuestión dominante parece ser lo apropiado para el desarrollo de niños pequeños del uso de computadoras. La National Association for the Education of Young Children (NAEYC) ha dado una definición del uso de computadoras apropiado al desarrollo de niños pequeños. En su declaración de posición " Technology and Young Children-Ages 3 through 8 " (La tecnología y niños de 3 a 8 años de edad), la NAEYC (1996) nota que los maestros necesitan el juicio profesional para determinar si la tecnología es apropiada para la edad, individualmente y para la cultura de los niños que cuidan. La NAEYC recomienda la integración de la tecnología en el ambiente de aprendizaje como una de muchas opciones que apoyen las habilidades sociales y cognitivas de los niños pero amonesta que las computadoras no deben reemplazar otros valiosos centros de aprendizaje como los bloques, las artes visuales, el juego con arena o agua, los libros, el juego dramático o áreas exploratorias en el aula.

La NAEYC pide el acceso igual a la tecnología para todos los niños pero recomienda que los maestros aseguren que las experiencias con la tecnología se controlan a fin de evitar exponer a los niños a estereotipos grupales y violencia. La NAEYC sugiere que los maestros colaboren con los padres para abogar por tecnologías más apropiadas para los niños, y también reconoce y apoya el valor que contribuye la tecnología al desarrollo profesional en el ámbito de la infancia.

Mark Ginsberg (2001), director ejecutivo de la NAEYC, presenta normas de guía para maestros y padres a fin de proteger a niños pequeños de los peligros asociados con el uso de computadoras y el acceso a Internet: Los niños necesitan supervisión y consejos acerca del uso de la computadora; se deben desarrollar reglas para usarla; y los adultos deben estar presentes cuando se usa, para fomentar la discusión interactiva de lo que los niños están observando. La perspectiva de Ginsberg es que la computadora representa un instrumento que debe usarse igualmente como cualquier otro material o equipo del aula-es decir, con buen juicio y moderación.

Varios estudios han examinado los efectos de la tecnología en los niños con necesidades especiales. Malone y Langone (1999) ofrecen evidencia de que las computadoras les presentan un ambiente de juego virtual a los niños con necesidades especiales. Se dispone ya de software que ofrece experiencias con la computadora compatibles con las características del juego (sin literalidad y con afecto positivo, flexibilidad, un enfoque en los medios más que el fin y la espontaneidad). Mioduser, Tur-Kapsa y Leitner (2000) reconocen las posibilidades para instruir en las habilidades lectoras principiantes a niños con incapacidades de aprendizaje (la conciencia fonética, el reconocimiento de letras y palabras). Bush, Huchital y Simonian (2002) informan que los proyectos de investigación de la Fundación STARBRIGHT apoyan el uso de la tecnología de computación con niños pequeños que tienen necesidades especiales de atención médica. La tecnología de esta entidad se diseña para ayudar a niños con condiciones médicas crónicas (como la fibrosis cística) a enfrentar y manejar sus regimenes de tratamiento.

Un proyecto de tres años en el Center for Best Practices in Early Childhood Education (Centro para Buenas Prácticas en la Educación de Niños Pequeños) de la Western Illinois University (Hutinger y Johanson, 2000) ofrece un apoyo adicional para el uso de la tecnología de computación con niños pequeños con incapacidades. Su estudio enfatiza el acceso a las computadoras como un medio de interacción social entre niños, la cooperación, el desarrollo de confianza en sí mismos, el control sobre sus ambientes y el progreso en cuanto al lenguaje y la comunicación. Hutinger y Johanson, con la afirmación de una investigación realizada por Clements (1999), señalan que el potencial de facilitación de las computadoras les ayuda a los niños a transformar ideas concretas en formas simbólicas.

Fischer y Gillespie (2003) describen su investigación de un aula de Head Start . Sus hallazgos sugieren que (1) el software de uso abierto anima a los niños a explorar y extenderse más allá de su forma de pensar, (2) las computadoras representan tan solo una opción más en el aula, (3) las computadoras ayudan a conectar el pensamiento concreto y el abstracto y (4) la tecnología estimula comportamientos cooperativos entre los niños. Informan también que la maestra anima a los niños a ayudar a otros que están encontrando dificultades con el uso de la computadora.

En vista de las dispares perspectivas filosóficas respecto a lo sabio de utilizar las computadoras con niños pequeños, el presente estudio investiga los informes de directores sobre las prácticas reales del uso de computadoras en el cuidado infantil. Este estudio tenía el propósito de determinar la extensión del uso de computadoras en centros de cuidado infantil con licencia en Texas. Se envió por correo una encuesta a directores de programas de cuidado infantil con licencia en Texas con un sobre de vuelta para animarlos a responder. Las preguntas trataban las edades en que los niños empezaban a usar las computadoras, la proporción de computadoras a niños, el tipo de instrucción en computación que se ofrecía a los niños, la supervisión de los niños, el acceso a computadoras para niños con incapacidades, la disponibilidad de dispositivos de ayuda, el acceso a Internet, la ubicación dentro del aula de las computadoras, las metas de los centros para el uso de computadoras y si los niños tenían acceso a computadoras en casa.

Método

Participantes

Datos del Departamento de Servicios Humanos de Texas se aportaron con una lista de 8.003 programas de cuidado infantil con licencia en el estado. Se enviaron por correo encuestas a una muestra de 800 directores de cuidado infantil. Se eligió a los participantes al azar dentro de una muestra estratificada, escogiéndose un programa de cada diez dentro de la zona de un código postal que se había elegido para la participación. Se enviaron ochocientas encuestas a directores de programas de cuidado infantil y se devolvieron 257 encuestas. Cuarenta y seis (el 5,8%) de las encuestas se recibieron con el rótulo " Return to Sender " (Devolver al remitente), y 211 (el 26,4%) se completaron y se nos devolvieron. Los códigos postales de las encuestas devueltas constituyeron una muestra representativa de las regiones de Texas. La distribución de ingresos indicados en las encuestas devueltas era parecida a la del estado; no obstante, menos participantes informaron de ingresos anuales mayores de $100.000. Esta diferencia probablemente refleja el uso bajo de centros de cuidado infantil de parte de familias con ingresos anuales mayores de $100.000.

Según indicaron los datos demográficos de los códigos postales de los participantes que devolvieron encuestas, el 63,3% se clasificó como "Dentro de zona urbanizada", el 23,5% se clasificó como "Dentro de municipio" y el 13,1% se clasificó como "Rural" (U.S. Census Bureau, 2000). Estos datos pueden compararse con los datos de la población de Texas. En este estado, el 71,0% de la población se clasifica como "Dentro de zona urbanizada", el 11,6% se clasifica como "Fuera de zona urbanizada" y el 17,51% se clasifica como "Rural" (U.S. Census Bureau, 2000). Menos participantes de la encuesta se clasificaron como "Dentro de zona urbanizada" y más se clasificaron como "Dentro de municipio" en comparación con las proporciones del estado de Texas. Todas las clasificaciones se basan en las cifras de densidad de población de la Oficina del Censo de EE.UU.

Instrumentos de medición

Las preguntas de la encuesta se basaron en un repaso de la literatura y en entrevistas con directores de guarderías locales. La literatura sobre el uso de computadoras con niños preescolares trata la edad de empezar a usar la computadora, la ubicación de computadoras en los centros y maneras de aprender de los compañeros (Haugland, 2000b). Se incluyeron preguntas sobre el uso de computadoras de parte de niños preescolares con incapacidades debido a los requisitos de acceso igual estipulados por la ley Americans with Disabilities Act (1990-Ley para Estadounidenses con Discapacidades) y el requisito para las escuelas públicas de proveer tecnologías de asistencia de acuerdo con la ley Individuals with Disabilities Education Act (1999-Ley Educación para Individuos con Discapacidades). Otras preguntas se incluyeron según las observaciones de las investigadoras de prácticas en programas preescolares locales. Se diseñaron preguntas para examinar las siguientes áreas: (1) variables demográficas, (2) la edad en que los niños empiezan a aprender el uso de la computadora, (3) la disponibilidad de las computadoras, (4) los arreglos para instrucción con las computadoras, (5) la ubicación de computadoras dentro del aula, (6) el uso de parte de niños con incapacidades, (7) las metas para el uso de las computadoras y (8) el software preferido.

Se desarrolló un cuestionario preliminar y se envió por correo a una muestra de 10 directores de programas locales, quienes hicieron sugerencias acerca de posibles mejoras. Al principio, todas las preguntas pedían una sola respuesta; varios directores recomendaron que se permitieran múltiples respuestas para algunas preguntas de la encuesta. Al examinar las metas para el uso de las computadoras, los directores recomendaron añadir las siguientes opciones: "enseñar destrezas básicas necesarias para la escuela y la vida" y "extender la comprensión de conceptos enseñados en el aula." Se omitió una pregunta sobre la proporción de adultos a niños debido a que varios directores respondieron que esta pregunta era confusa, ya que los requisitos estatales exigían proporciones distintas de supervisión para grupos de diferentes edades. Se sugirió además que se utilizara el término "software" en vez de "programas de computación". Finalmente, varios directores recomendaron que la encuesta se limitara a una página con el texto impreso a ambos lados, ya que los directores estaban muy atareados con el manejo de sus centros. La encuesta se presenta en el apéndice.

Procedimientos

Después de las revisiones del cuestionario preliminar, la encuesta se envió a la muestra aleatoria de 800 directores de centros de cuidado infantil con licencia en el estado. Se clasificó la base de datos de servicios de cuidado infantil con licencia de acuerdo con el código postal, y se eligió un centro de cada diez para recibir la encuesta. Los resultados de las encuestas que se devolvieron se registraron en la base de datos del Statistical Package for the Social Sciences (SPSS).

Se utilizaron correlaciones momento producto de Pearson para determinar la relación entre los ingresos familiares y la edad de uso inicial de la computadora por niños matriculados en centros de cuidado, la proporción de computadoras de niños y el porcentaje de niños que usaban computadoras en casa. En este caso, la variable pronosticadora era el promedio de ingresos familiares, y las variables dependientes eran la edad de uso inicial de la computadora, la proporción de computadoras y el porcentaje que usaba computadoras en casa. El coeficiente alpha se estableció a priori en 0,05. Todos los datos se analizaron utilizando el SPSS.

Finalmente, se utilizaron estadísticas descriptivas para describir las metas para el uso de computadoras, los métodos de enseñar el uso de la computadora, métodos de supervisión, la ubicación de computadoras, el uso de las mismas de parte de niños con incapacidades y el uso de ellas en casa. Se tarjaron además los datos sobre los programas preferidos por niños varones, por niñas y por ambos sexos para hallar datos descriptivos sobre el tipo de software preferido.

Resultados

Al examinar el promedio de ingresos familiares como un factor pronosticador para el uso de las computadoras, se halló solo una correlación significativa. El promedio de ingresos familiares sí predecía el uso de la computadora en casa (r = 0,562, p < 0,001), pero no predecía la edad en que los niños empezaban a usar las computadoras del centro (r = 0,085, p = 0,113) ni la proporción de computadoras por niño en el centro (r = 0,068, p = 0,196).

Los resultados del análisis de varianza no presentaron ningunas diferencias significativas entre las cantidades de ingresos familiares de los niños de un centro en relación con las metas de los directores para el uso de las computadoras de parte de los niños. El promedio de ingresos familiares de los niños de un centro no parecía guardar relación con las evaluaciones de los directores de la importancia de varias metas para el uso de las computadoras del centro. Una comparación de los promedios de las seis metas evaluadas en el presente estudio revela que los directores dieron la mayor evaluación a la meta de extender los conceptos enseñados en el aula. La meta de segunda importancia era la de permitir que los niños exploraran y jugaran con la tecnología. La siguiente meta era la de enseñar destrezas básicas necesarias para la escuela y la vida. Cada una de estas tres metas tenía una evaluación promedia de "importante." La meta de ofrecer una opción apropiada para ocupar el tiempo libre se evaluó como "importante." Finalmente, las metas de aumentar la matriculación del centro y de recompensar el buen comportamiento recibieron una evaluación promedia de "algo importante." De estas metas, la que recibió la evaluación más baja fue la de recompensar el buen comportamiento de los niños.

El método más preferido de enseñar a los niños a usar la computadora era la instrucción individual, seguida por el de aprender observando a otros niños. El tercer método más frecuente era la instrucción por un compañero, seguido por la instrucción grupal. Los métodos que se utilizaban menos frecuentemente para enseñar a niños a usar la computadora eran el de aprender observando a adultos y el uso de software de enseñanza.

Los directores informaron de dos métodos más frecuentes de supervisión del uso de las computadoras: la vigilancia visual por adultos de la zona donde se usaban las computadoras, y el uso independiente de las computadoras en centros de aprendizaje. El método de supervisión de tercer rango era el de estar los adultos al lado de los niños mientras usaban las computadoras. La gran mayoría (el 88%) de los centros de cuidado infantil participantes del estudio informaron que los niños no tenían acceso al Internet en el centro. En los pocos centros donde los niños sí tenían oportunidades de acceso al Internet, lo usaban con un adulto que vigilaba a un grupo de niños. Cuatro directores informaron que los niños usaban Internet con un filtro y tres directores informaron del uso del Internet con supervisión individual. Además, nadie informó de permitir a los niños el uso del Internet sin supervisión ni filtro.

Las computadoras se colocaban más frecuentemente en centros de aprendizaje dentro del aula, y a veces en un cuarto separado del aula. La mayoría de los directores (el 62,8%) informaron que ningunos niños con incapacidades asistían a sus centros; cuando niños con incapacidades sí asistían a un centro de cuidado, más frecuentemente usaban las computadoras de la misma manera como otros niños. Solo cuatro directores informaron que se habían adaptado computadoras para niños con incapacidades. Ningún director informó que los niños con incapacidades no usaban las computadoras. La edad más frecuente para empezar a usar la computadora en centros de cuidado infantil era entre los 2 y 3 años de edad (el 39,5%), seguido por entre 3 y 4 años (el 17,6%), menores de 2 años (el 16,6%) y de 4 a 5 años (el 4,9%). También es notable para el presente estudio que el 21,5% de los centros de cuidado infantil no ofrecía ninguna oportunidad en absoluto de usar las computadoras.

Aunque la mayoría de los centros de cuidado infantil del presente estudio tenían computadoras para niños pequeños, estas se compartían por lo generan entre un gran número de niños. La mayoría de los centros (el 47%) informó que había una computadora para más de 30 niños; el 38,75% informó de tener una computadora para cada 20 a 30 niños. Solo el 7,5% informó de tener una computadora para cada 5 a 10 niños y el 6,25% tenía una computadora para cada 10 a 20 niños. Los demás directores (el 0,5%) no estaban seguros de la proporción de sus centros.

Los directores que completaron la encuesta respondieron a una pregunta sobre el porcentaje de niños matriculados en sus centros que usaban computadoras en casa. Los resultados se distribuían bastante uniformemente. Cincuenta y nueve directores informaron que del 25% al 49% de sus niños usaban computadoras en casa; 52 informaron que del 50% al 74% de sus niños tenían acceso a computadoras en casa. Cincuenta directores informaron que del 75% al 100% de sus niños podían usar computadoras en casa; 41 directores calcularon que del 0% al 24% de sus niños tenían tal acceso. Tres directores no contestaron esta pregunta.

Muy pocos directores informaron de diferencias entre los sexos para la pregunta sobre el software preferido por niños varones y el preferido por niñas. Cuatro directores mencionaron Tonka Construction como "preferido por niños varones"; cinco mencionaron programas de artes o de dibujar como "preferido por niñas". Los programas que se mencionaron más comúnmente como "preferido por ambos sexos" eran los de Jumpstart (17) y Reader Rabbit (18). La mayoría de los directores no contestaron esta pregunta y la dejaron vacía, tal vez debido a la índole administrativa de su papel en lugar de una supervisión directa del contenido de los programas usados por los niños.

Discusión

Implicaciones

Independiente de la controversia sobre lo apropiado del uso de computadoras en salones de clases preescolares, las computadoras se están utilizando en la mayoría de los centros de cuidado infantil que se encuestaron. Aunque algunos peritos en el ámbito de la educación de niños pequeños creen que el uso de computadoras interfiere con el desarrollo, los directores de programas de cuidado que contestaron la presente encuesta no tomaron esa postura.

Las recomendaciones respecto al uso de computadoras con niños preescolares afirman claramente que se debe vigilar a los niños mientras están usando la computadora (NAEYC, 1996). La encuesta de directores de centros de cuidado infantil en Texas sugiere que la vigilancia representa una práctica común en las aulas y que los adultos vigilan visualmente el área donde se usan las computadoras. Sólo unos cuantos directores de programas de cuidado informaron que los niños en sus centros disponían de acceso al Internet, y aquellos centros que sí tenían acceso al Internet permitían que los niños lo usaran únicamente cuando un adulto estaba presente.

El promedio de ingresos familiares era un factor pronosticador del uso de computadoras en casa de parte de los niños pero no guardaba relación con la edad en que los niños empezaban a usar las computadoras en centros de cuidado infantil. Este resultado sugiere que el personal en centros de cuidado desempeña una función de liderazgo respecto a facilitar que los niños utilicen tecnologías que de otro modo tal vez no les sean disponibles en casa. Para niños de familias de bajos ingresos, el acceso a las computadoras en el aula preescolar les permite una adquisición de habilidades no disponible en sus hogares. Las metas de los directores respecto a la provisión de tecnología dentro del aula no guardaban relación con los ingresos familiares de los niños matriculados en sus centros.

Las metas principales mencionadas por los directores se armonizaban más con las prácticas apropiadas al desarrollo según las recomendaciones de la NAEYC. Las metas más importantes eran (1) extender el aprendizaje de conceptos, (2) fomentar la exploración y el juego y (3) enseñar destrezas básicas necesarias para la escuela y la vida. Las metas que se evaluaron como menos importantes eran: (1) el uso de las computadoras para ocupar el tiempo libre, (2) aumentar la matriculación del centro y (3) recompensar el buen comportamiento. Los directores favorecían por lo general el uso apropiado al desarrollo de las computadoras a fin de mejorar el desarrollo cognitivo de los niños. Las computadoras en las aulas no se percibían como instrumentos de relaciones públicas ni como cuidaniños electrónicos. El hecho de que el software presentaba pocas diferencias de uso según el sexo de los niños probablemente se debe a que el software para niños de edad preescolar no se diseña para un sexo o el otro. Además, la mayoría de los directores dejaron esta pregunta sin contestar, de modo que la muestra resultó pequeña

Limitaciones

Aunque el presente estudio indicó que las computadoras se utilizan extensamente en los centros de cuidado infantil, varias cuestiones necesitan considerarse. Texas es un estado grande con una población diversa, pero las computadoras tal vez no se usen tan extensamente en otros estados que presentan distintas variables demográficas, económicas o culturales. La muestra de la presente investigación era representativa de los niveles económicos de Texas y se generó al azar, pero era pequeña en comparación con los centros de cuidado infantil con licencia en Texas, que exceden los 8000. Aunque el estatus social-económico y los niveles educativos de los padres tienen mucha correlación (Krieger, Williams y Moss, 1997; Sewell y Hauser, 1975), el estudio no examinó el promedio de logros educativos de los padres de niños matriculados en centros de cuidado infantil. Otras variables que el estudio no trató eran el estatus de acreditación de NAEYC de los centros, el recibo de fondos federales, el currículo utilizado en los centros, el porcentaje de niños que eran de grupos que suelen recibir servicios insuficientes y si los centros estaban afiliados con una franquicia. Además, existe la posibilidad de que no devolvieron la encuesta los directores de centros donde no se usaban computadoras. Finalmente, la encuesta se basa en las percepciones y los informes de los directores, los cuales podrían diferir de las prácticas reales de las aulas.

Recomendaciones

Una encuesta nacional de centros de cuidado infantil sería útil para comprender el grado del uso de computadoras en los Estados Unidos, además de otras cuestiones respecto a su uso en salones de clases preescolares. Algunas variables que podrían incorporarse en encuestas futuras incluyen los logros educativos de los padres, el estado de acreditación del centro, el recibo de fondos federales, el currículo utilizado en los centros, el porcentaje de niños de grupos que suelen recibir servicios insuficientes y si los centros están afiliados con una franquicia.

Por medio de entrevistas con directores y el personal de programas de cuidado infantil, podría aumentarse el conjunto de conocimiento sobre el uso de computadoras de parte de niños preescolares. Se necesita la investigación cualitativa con padres y maestros de niños pequeños a fin de comprender sus metas y creencias respecto al uso de computadoras con niños preescolares. La observación directa revelaría cómo los niños realmente usan las computadoras en los centros, en vez de su uso según los informes de los directores. Finalmente, se necesita la investigación longitudinal para investigar los efectos del uso de computadoras de parte de niños pequeños para su desarrollo social y cognitivo.

Referencias

Americans with Disabilities Act of 1990, 42 U.S.C.A. § 12101 et seq. (West 1993).

Americans with Disabilities Act requirements: Fact sheet . (1990). Washington, DC: U.S. Department of Justice.

Assistance to States for the Education of Children with Disabilities, Final regulations, 64 Fed. Reg. 34,048 (June 24, 1999) (to be codified at 34 C.F.R. pt. 300).

Bush, Joseph P.; Huchital, Jordana R.; & Simonian, Susan J. (2002). An introduction to program and research initiatives of the STARBRIGHT Foundation. Children's Health Care, 31 (1), 1-10.

Clements, Douglas H. (1999). The effective use of computers with young children. In Juanita V. Copley (Ed.), Mathematics in the early years (pp. 119-128). Reston, VA: National Council of Teachers of Mathematics . ED 440 786. (Also available:http://investigations.terc.edu/relevant/EffectiveUse.html [2004, Noviembre 18].) Nota del Editor: Este sitio de Internet ha cambiado a otra dirección:http://investigations.terc.edu/library/bookpapers/effective_use.cfm

Clements, Douglas H., & Sarama, Julie. (2003). Young children and technology: What does the research say? Young Children, 58 (6), 34-40.

Cochran-Smith, Marilyn; Kahn, Jessica L.; & Paris, Cynthia L. (1988). When word processors come in the classroom. In James L. Hoot & Steven Silvern (Eds.), Writing with computers in the early grades (pp. 43-74). New York: Teachers College Press.

Cordes, Colleen, & Miller, Edward. (Eds.). (2000). Fool's gold: A critical look at computers in childhood [Online] . College Park, MD: Alliance for Childhood. Available: http://www.allianceforchildhood.net/projects/computers/computers_reports_fools_gold_contents.htmNota del Editor: Este sitio de Internet ha cambiado a otra dirección:http://eric.ed.gov/pdf_availability.html[2004, September 11]. ED 445 803.

Fischer, Melissa Anne, & Gillespie, Catherine Wilson. (2003). Computers and young children's development. Young Children, 58 (4), 85-91. EJ 676 583.

Ginsberg, Mark. (2001). Computers and young children. Early years are learning years [Online] . Available: http://www.naeyc.org/resources/eyly/2001/01.htm[2004, September 11]. Nota del Editor: Esta dirección de Internet ya no está activa.

Haugland, Susan W. (2000a). Computers and young children . ERIC Digest. Champaign, IL: ERIC Clearinghouse on Elementary and Early Childhood Education. ED 438 926.

Haugland, Susan W. (2000b). What role should technology play in young children's learning? Part 2. Early childhood classrooms for the 21 st century. Using computers to maximize learning. Young Children, 55 (1), 12-18. EJ 603 939.

Hess, Robert D., & McGarvey, Linda J. (1987). School-relevant effects of educational uses of microcomputers in kindergarten classrooms and homes. Journal of Educational Computing Research, 3 (3), 269-287. EJ 358 371.

Hohmann, Charles. (1998). Evaluating and selecting software for children. Child Care Information Exchange, 123, 60-62.

Hutinger, Patricia L., & Johanson, Joyce. (2000). Implementing and maintaining an effective early childhood comprehensive technology system. Topics in Early Childhood Special Education, 20 (3), 159-173. EJ 614 771.

Krieger, N., Williams, D. R., & Moss, N. E. (1997). Measuring social class in U.S. public health research: Concepts, methodologies, and guidelines. Annual Review of Public Health, 18 (1), 341-378.

Malone, D. Michael, & Langone, John. (1999). Teaching object-related play skills to preschool children with developmental concerns. International Journal of Disability in Development and Education, 46 (3), 324-336. EJ 593 179.

Mioduser, D. H., Tur-Kapsa, H., & Leitner, I. (2000). The learning value of computer-based instruction of early reading skills. Journal of Computer Assisted Learning, 16 (1), 54-63.

National Association for the Education of Young Children. (1996). Position statement: Technology and young children-ages three through eight. Young Children, 51 (6), 11-16.EJ 531 257. (Also available: http://www.naeyc.org/about/positions/pdf/PSTECH98.PDF [2004, Noviembre 18].) Nota del Editor: Este sitio de Internet ha cambiado a otra dirección:http://www.naeyc.org/files/naeyc/file/positions/PSTECH98.PDF

Sewell, William H., & Hauser, Robert M. (1975). Education, occupation, and earnings . New York: Academic Press. ED 116 041.

U.S. Census Bureau. (2000). Census 2000 geographic definitions [Online]. Available: http://www.census.gov/geo/www/geo_defn.html [2000, August 25]. Nota del Editor: Esta dirección de Internet ya no está activa.

U.S. Department of Education. (1999). The Individuals with Disabilities Education Act Amendments of 1997. Final Regulations : Washington, DC.

Wardle, Francis. (1999). Foundations for learning: How children learn: The latest on ways to maximize children's learning and development. Children and Families, 18 (3), 66. EJ 623 694.

Weir, Sylvia; Russell, S. J.; & Valente, J. A. (1982). Logo: An approach to educating disabled children. BYTE, 7, 342-360.

Información de las autoras

La Dra. Sharon Lynch es profesora auxiliar en el Departamento de Lenguaje, Alfabetización y Poblaciones Especiales de Sam Houston State University, donde da cursos sobre la evaluación, la inclusión de niños pequeños con incapacidades y las intervenciones para el comportamiento. Su carrera profesional incluye los puestos de patóloga del habla y lenguaje, maestra de educación especial, consultora educativa y profesora universitaria. Recibió el doctorado en educación especial / psicología educativa de la Universidad de Houston en el 1992, la maestría en educación especial de Sam Houston State University en 1982 y la licenciatura universitaria en patología del habla y audiología de la Universidad de Houston en 1978. El presente artículo surge de su interés continuado en el uso de tecnología para fomentar la inclusión de niños con incapacidades.

Sharon A. Lynch
Sam Houston State University
P.O. Box 2119
Huntsville, TX 77341-2119
Telephone: 936-294-1122
936.294.1120 (Warner)
Email: edu_sal@shsu.edu
edu_lxw@shsu.edu

La Dra. Laverne Warner es coordinadora y profesora de educación de niños pequeños en Sam Houston State University de Huntsville (Texas). Recibió el doctorado en educación de niños pequeños en 1977 de East Texas State University en Commerce (Texas). La Dra. Warner ha tenido puestos en asociaciones nacionales, estatales y locales, y sirve actualmente en la Junta Directiva de la Southern Early Childhood Association . Es una de los presidentes anteriores de la Texas Association for the Education of Young Children. El presente artículo se redactó debido al interés de las autoras en el uso de computadoras de parte de niños preescolares en el estado de Texas.

Laverne Warner
Sam Houston State University
P.O. Box 2119
Huntsville, TX 77341-2119
Telephone: 936-294-1120
Email: edu_lxw@shsu.edu

Apéndice
Encuesta sobre el uso de computadoras en centros de cuidado infantil en Texas

Complete por favor las siguientes preguntas acerca del uso de computadoras en su centro:

1. ¿Qué edad tienen los niños matriculados en su centro cuando empiezan a usar computadoras?

a. menos de 2 años
b. de 2 a 3 años
c. de 3 a 4 años
d. de 4 a 5 años

e. No se disponen las computadoras-vaya por favor a la pregunta 11

2. ¿Cuál es la proporción de computadoras a niños en su centro?

a. 1 computadora para cada 5 a 10 o menos niños
b. 1 computadora para cada 10 a 20 niños
c. 1 computadora para cada 20 a 30 niños
d. 1 computadora para más de 30 niños
e. Este dato no está disponible

3. ¿Cómo se enseña a los niños de su centro a usar la computadora? (marque todas las respuestas pertinentes)

a. Observando a otros niños
b. Observando a adultos
c. Software de enseñanza
d. Instrucción grupal
e. Instrucción individual
f. Instrucción por compañeros

4. ¿Cuál es la forma más común de supervisión de los niños mientras usan las computadoras?

a. adultos vigilan visualmente la zona donde se están usando las computadoras
b. adultos se quedan a lado de los niños mientras usan las computadoras
c. los niños usan las computadoras independientemente en centros o en el aula

5. ¿Dónde se ubican las computadoras en su centro?

a. en centros de aprendizaje en el aula
b. en un cuarto separado del aula
c. otro lugar (describa): ___________________________________________________

6. ¿Cómo usan los niños el Internet en su centro?

a. con la supervisión individual de un adulto
b. con un adulto supervisando a un grupo de niños
c. independientemente con un filtro de Internet
d. independientemente
e. los niños no tienen acceso al Internet

7. ¿Cómo se usan las computadoras en su centro con los niños que tienen incapacidades?

a. se usan de la misma manera como otros niños usan las computadoras
b. se han adaptado computadoras para niños con incapacidades
c. las computadoras no se usan con los niños matriculados en nuestro centro que tienen incapacidades
d. no están matriculados en nuestro centro ningunos niños con incapacidades

8. ¿Cuáles dispositivos periféricos se usan con niños que tienen incapacidades? (marque todas las respuestas pertinentes)

___ seguibola ___ ratón ___ pantalla que se toca
___ interruptor adaptado ___ teclado especial ___ no se usa ninguno
Otro : (describa) ____________________________________________________

9. Indique la importancia de las metas para el uso de computadoras en su centro marcando la caja apropiada:

Meta Nada importante Algo importante Importante Muy importante
Ofrecer una manera apropiada de ocupar el tiempo libre        
Aumentar la matriculación del centro y fomentar las relaciones públicas        
Permitir que los niños exploren y jueguen con la tecnología        
Recompensar el buen comportamiento de los niños        
Enseñar destrezas básicas necesarias para la escuela y la vida        
Extender el aprendizaje de conceptos enseñados en el aula        

10. Dénos una lista de los programas / el software más popular que se usa en su centro:

Preferido por niños varones Preferido por niñas Preferido igualmente por ambos sexos
     
     
     
     
     

11. Calcule el porcentaje de niños matriculados en su centro que usan la computadora en casa:

____ de 0 a 24% ____ de 25 a 49% ____ de 50 a 74% ____ de 75 a 100%

12. Calcule el promedio de ingresos anuales de las familias de los niños matriculados en su centro:

____ <$15.000 ____ $15-24.999 ____ $25-49.999
____ $50.000-74.999 ____ $75.000-99.999 ____ $100.000 o más

Sírvase devolvernos la encuesta hoy en el sobre con estampilla.

¡Gracias!

This article has been accessed 7,294 times through June 1, 2007.