ECRP

Facebook

Enviar comentarios
a la Editora de ECRP.

          
Share View this page in English InicioContenido de todos los númerosContenido de número actual
Vol. 15 No. 2
©Derechos de autor reservados 2013

Rutas alternativas en sistemas de calificar y mejorar la calidad de programas de cuidado infantil familiar

Robyn E. Kelton, Teri N. Talan y Paula J. Bloom
Centro McCormick de Liderazgo en Educación y Cuidado Infantil de la Universidad Nacional Louis

Sinopsis

Mientras la investigación sigue enfatizando el impacto positivo que tienen los programas de cuidado y educación infantil de alta calidad en los niños pequeños, numerosos estados han implementado sistemas de calificar y mejorar la calidad (QRIS, siglas en inglés) para medir y mejorar los servicios que reciben los niños pequeños en una amplia gama de ambientes de enseñanza infantil. Estos sistemas estatales varían entre dos y cinco niveles, los más comunes siendo de cinco niveles. Aunque la meta central de todo QRIS es el de subir la calidad de los servicios de enseñanza y desarrollo infantil provistos a los niños, los sistemas estatales varían mucho en cuanto a sus diseños. Al momento del presente estudio, Illinois Quality Counts—QRS  (La calidad cuenta en Illinois) era un sistema de cuatro estrellas en el que los programas autorizados de cuidado infantil familiar podían seguir una de dos rutas para lograr el nivel de tres estrellas. Una ruta requería el logro de una calificación promedia de 4.25 en tanto la Family Child Care Environment Rating Scale–Revised (FCCERS—R, o Escala de calificar el ambiente del cuidado infantil familiar) como la Business Administration Scale for Family Child Care (BAS, o Escala de administración de empresas para el cuidado infantil familiar). La segunda ruta requería que los programas lograran la acreditación de National Association for Family Child Care (NAFCC, o Asociación nacional para el cuidado infantil familiar). El presente estudio, llevado a cabo en el otoño de 2011, examinó las calificaciones FCCERS---R y BAS de 31 programas de cuidado infantil familiar acreditados por NAFCC que participaban en el sistema QRS de Illinois al nivel de tres estrellas, y la probabilidad de que cada programa calificara para el nivel de tres estrellas basado en las calificaciones FCCERS—R y BAS sin la acreditación de NAFCC. El análisis de los datos reveló que solo un programa hubiera calificado para la clasificación de tres estrellas según los resultados de tanto la FCCERS—R como la BAS. Los hallazgos del presente estudio sugieren que la ruta de la acreditación NAFCC al nivel de tres estrellas no es una representación exacta de la calidad del programa como la miden tales herramientas validadas de evaluación como la FCCERS—R y la BAS.

Introducción

Numerosos estudios han conectado los programas de cuidado infantil de alta calidad con resultados positivos de desarrollo para los niños, entre ellos el mejor funcionamiento cognitivo, lingüístico y social (Currie y Thomas, 1995; National Association of Child Care Resource and Referral Agencies, 2010; Peisner-Feinberg et al., 1999; Vandell y Wolfe, 2000). Desafortunadamente, la investigación ha hallado también que muchos niños, especialmente los de bajos ingresos, reciben un cuidado de baja calidad (Espinosa, 2002; Helburn y Howes, 1996; Karoly, Ghosh-Dastidar, Zellman, Perlman y Fernyhough, 2008; Peisner-Feinberg et al., 1999).

El enfoque en la calidad del cuidado infantil durante las últimas dos décadas ha motivado a investigadores, profesionales y formadores de políticas por todo los Estados Unidos a diseñar e implementar sistemas estatales de calificar y mejorar la calidad (QRIS, siglas en inglés). Un QRIS estatal es un método sistemático de evaluar, mejorar y comunicar el nivel de calidad entre diversos ambientes de cuidado y educación infantil (Mitchell, 2005). La determinación de la calidad del programa se basa en una combinación de mediciones de la estructura y los procesos, las cuales incluyen el ambiente de aprendizaje, las interacciones, la proporción de niños a adultos y el tamaño del grupo, la administración del programa y las cualificaciones del personal. Actualmente 28 estados tienen un QRIS y varios otros están en proceso de poner su QRIS a prueba. Aunque esto sugiere una tendencia nacional de reconocer la importancia de evaluar y mejorar la calidad de programas para niños pequeños, difieren mucho los estados en cuanto al diseño de sus sistemas.

El presente estudio se enfocó en el cuidado infantil familiar autorizado, o sea el cuidado infantil regulado que se ofrece en un ambiente doméstico. De los 24 QRIS estatales que tienen normas para el cuidado infantil familiar, 19 incluyen en su sistema la acreditación de la Asociación Nacional para el Cuidado Infantil Familiar (NAFCC, siglas en inglés) y 8 incluyen la Escala de Administración de Empresas para el Cuidado Infantil Familiar (BAS, siglas en inglés).

Los estados utilizan estas mediciones de varias maneras. Algunos estados hacen evaluaciones formales usando los resultados de la FCCERS—R y/o la BAS con un resultado crítico (mínimo) requerido en los varios niveles de calificar la calidad, mientras que otros estados requieren solamente unas auto-evaluaciones. Algunos estados utilizan una combinación de resultados FCCERS—R y BAS junto con el estatus  de acreditación NAFCC; otros estados utilizan el estatus de acreditación como ruta alternativa o representante para lograr un resultado mínimo en una de las herramientas de evaluación, o en ambas.

Al momento de llevar a cabo el presente estudio en el otoño de 2011, Illinois administraba un sistema voluntario de calificar la calidad, Illinois Quality Counts—QRS  (La calidad cuenta en Illinois), que se componía de cuatro niveles de estrellas.1 Los niveles de calificación con estrellas para el cuidado infantil familiar autorizado incluía mediciones de la calidad que trataban el ambiente de aprendizaje, la administración del programa, las cualificaciones de los proveedores y el desarrollo profesional. Cada nivel de estrellas dentro del sistema expandía los requisitos del nivel de estrellas anterior, con la excepción del nivel de tres estrellas en que la acreditación NAFCC actual servía de ruta alternativa a lograr la calificación de tres estrellas (Illinois Network of Child Care Resource and Referral Agencies, s.f.-c). Los programas de cuidado infantil familiar autorizados en Illinois podían lograr la calificación de tres estrellas de dos maneras: 1) recibir la calificación de 4.25 en tanto la FCCERS—R como la BAS, o 2) demostrar una acreditación actual y en regla mediante la NAFCC (Illinois Network of Child Care Resource and Referral Agencias, s.f.-c).

Pocas investigaciones han examinado los modelos QRIS estatales para programas de cuidado infantil familiar (Barnard, Smith, Fiene y Swanson, 2006; Norris y Dunn, 2004; Zellman y Perlman, 2008). Se hicieron algunas investigaciones (por ej., Barnard et al., 2006; Norris y Dunn, 2004) de la validez de sistemas estatales que usaban mediciones de la calidad del aula además del estatus de acreditación para determinar las calificaciones. Sin embargo, dichos estudios utilizaban la Family Day Care Environment Rating Scale (Escala para calificar el ambiente del cuidado infantil familiar, o FDCERS) que fue publicado en 1989, revisado sustancialmente en 2007 y reemplazado por la  Family Child Care Environment Rating Scale–Revised actual (Harms, Cryer y Clifford, 2007).

Al comentar las maneras de que se ponderan los componentes de la calidad en los QRIS, Zellman y Perlman (2008) afirman: “Algunos estados simplemente deciden asignar un número igual de puntos a cada componente, ya que no hay ninguna base empírica para la diferenciación. Una vez que se hayan asignado los puntos, algunos diseñadores de sistemas idean “mejores adivinanzas” acerca de dónde reducir los resultados al determinar la calificación” (pág. 40). Se necesita una investigación que examine específicamente la alineación de la acreditación NAFCC, la FCCERS—R y la BAS dentro de los QRIS estatales. Tal análisis les dará a los estados la evidencia empírica para apoyar la importancia que se da al estatus de acreditación en los QRIS y ayudará a definir resultados críticos válidos para las evaluaciones FCCERS—R y BAS.

El propósito del presente estudio era el de determinar si las rutas para el cuidado infantil familiar de evaluación y acreditación al nivel de tres estrellas en Illinois representaban mediciones empíricamente iguales de la calidad en Illinois Quality Counts-—QRS , además de examinar las relaciones entre las tres mediciones utilizadas para determinar la calidad en programas autorizados de cuidado infantil familiar que participaban en el modelo de QRS de Illinois de FCCERS—R, BAS y la acreditación NAFCC.

Cuestiones relacionadas con la calidad del cuidado y educación infantil

El argumento a favor de medir la calidad

La investigación sugiere que el nivel de calidad en ambientes de cuidado y educación infantil varía mucho. Desafortunadamente, mucha de dicha investigación también sugiere que la mayoría de los niños están en ambientes que se consideran como menos que adecuados en cuanto a la calidad (Espinosa, 2002; Helburn y Howes, 1996; Peisner-Feinberg et al., 1999). Hasta la fecha, numerosos estudios han demostrado los beneficios tanto de corto plazo como de largo plazo de una educación de alta calidad para los niños pequeños. Se han hallado resultados educativos positivos en múltiples estudios (Peisner-Feinberg et al., 1999; Vandell et al., 2010) en que la participación en programas de cuidado y educación infantil de alta calidad se ha asociado con mejores resultados en exámenes de la inteligencia, de lenguaje y de logro académico; menos repetición de grado; tasas reducidas de abandonar la escuela secundaria superior; y una reducción del uso de servicios de educación especial. Los estudios longitudinales que han seguido a los participantes hasta la edad adulta han hallado conexiones significantes entre la asistencia a programas infantiles de alta calidad y situaciones domésticas más estables, ingresos más altos, un uso reducido de drogas y menos actividad criminal durante la vida del participante (Reynolds, Temple, Robertson y Mann, 2002; Schweinhart, 2005; Yoshikawa, 1995). Tanto los beneficios a corto plazo como los de largo plazo que se asocian con los programas infantiles de alta calidad crean un argumento fuerte a favor de apoyar los programas para subir su calidad.

Normas y medidas de responsabilidad en los QRIS para el cuidado infantil familiar

El QRIS de muchos estados es el vehículo principal con que medir y mejorar la calidad del cuidado y educación que reciben los niños pequeños. Todos los QRIS consisten en al menos cinco elementos en común: normas para el programa, medidas de responsabilidad, apoyo para el programa y los profesionales, incentivos económicos y educación para los padres y consumidores (Mitchell, 2005). A continuación se examinan más en detalle las normas para programas y las medidas de responsabilidad.

Las normas en los sistemas de calificar y mejorar la calidad difieren a cierto grado de un estado a otro, pero por lo general incluyen indicadores de la calidad de programas comúnmente aceptados o basados en la investigación y que se han conectado con resultados positivos para los niños (Satkowski, 2009). La mayoría de los estados regulan el cuidado infantil por medio de normas identificadas en sus sistemas de autorización. Aunque difieren las normas para la autorización de estado a estado, la ley federal requiere que cada estado tenga normas que protegen la salud y la seguridad de los niños respecto a tres áreas: la prevención y el control de enfermedades contagiosas, la seguridad del edificio y el local en general, y la salud y seguridad apropiada al ambiente del programa (National Association of Child Care Resource and Referral Agencies, s.f.). La autorización o licencia típicamente permite que el programa satisfaga las normas de calidad al primer nivel de un QRIS, mientras que las normas de los niveles más altos representan aumentos incrementales de calidad (National Association of Child Care Resource and Referral Agencies, 2010). Además del cumplimiento con los requisitos del licenciamiento, la mayoría de los QRIS estatales que incluyen el cuidado infantil familiar también incluyen normas relacionadas con el ambiente del cuidado infantil, las cualificaciones del personal, las colaboraciones familiares, la acreditación, la administración y la gerencia (Tout et al., 2010).

Las medidas de responsabilidad, es decir, las maneras de medir las normas de calidad en programas de cuidado infantil familiar, difieren de un estado al otro. No obstante, la mayoría de los estados incorporan la acreditación de la Asociación Nacional para el Cuidado Infantil Familiar (NAFCC) y la Family Child Care Environment Rating Scale–Revised (FCCERS–R, o Escala revisada para calificar el ambiente del cuidado infantil familiar) como parte del QRIS de su estado. Los estados también han empezado a incluir la Business Administration Scale for Family Child Care (BAS, o Escala de administración de empresas para el cuidado infantil familiar) en sus sistemas a fin de medir las prácticas empresariales y profesionales.

National Association for Family Child Care Accreditation(Asociación Nacional para la Acreditación del Cuidado Infantil Familiar). La obtención de la acreditación nacional es un proceso voluntario en que los programas logran el estatus de acreditado al demostrar evidencia de satisfacer varias normas de la calidad. En los Estados Unidos, la Asociación Nacional para el Cuidado Infantil Familiar (NAFCC en inglés) es la entidad que acredita programas de cuidado infantil familiar. La acreditación de NAFCC incluye 289 normas que están organizadas en cinco áreas de contenido: relaciones, ambiente, actividades de aprender y desarrollo, seguridad y salud, y prácticas profesionales y empresariales (National Association for Family Child Care, s.f.-d). La acreditación de NAFCC es un proceso de cuatro pasos que consisten en las fases de aplicación, auto-estudio, observación y decisiones. Durante la fase del auto-estudio, los proveedores implementan las mejoras de la calidad que son necesarias para satisfacer las normas de NAFCC. Durante la etapa de la observación, un validador capacitado observa el programa y verifica la documentación. NAFCC exige que los proveedores satisfagan todas las normas requeridas además de un porcentaje predeterminado de las demás normas (National Association for Family Child Care, s.f.-a). La cuota en 2013 para la acreditación NAFCC varía entre $800 y $1,125 (National Association for Family Child Care, s.f.-b).

La acreditación NAFCC también se utiliza de varias maneras en los modelos estatales de QRIS. En la mayoría de los estados, el logro del estatus de acreditado es un componente del nivel más alto o el segundo más alto (National Association for Family Child Care, s.f.-c; Tout et al., 2010). El estatus de acreditado puede presentarse como el único requisito para cierto nivel, o como uno de múltiples componentes necesarios para alcanzar un nivel específico del QRIS. En algunos estados, se incluye en niveles más bajos de calificación la solicitud de la acreditación o la participación en la fase del auto-estudio del mismo, y el logro del estatus de acreditado se reconoce como el nivel más alto. Algunos estados usan el estatus de la acreditación como ruta alternativa o representante para logar un nivel específico de la calidad.

Family Child Care Environment Rating Scale–Revised (FCCCERS--R, o Escala revisada para calificar el ambiente del cuidado infantil familiar). La FCCERS—R fue diseñada para medir la calidad del ambiente de aprendizaje en programas de cuidado infantil familiar. La herramienta incluye 38 elementos que se califican durante una observación en el hogar del cuidado infantil familiar. Los 38 elementos están divididos entre siete sub-escalas: espacio y muebles, rutinas de cuidado personal, escuchar y hablar, actividades, interacción, estructura del programa, y padres y proveedor (Harms et al., 2007). Cada elemento se califica mediante una escala de siete puntos en que la calificación de 1 se considera inadecuada, 3 se considera mínima, 5 se considera buena y 7 se considera excelente. Las calificaciones de los elementos se agregan para determinar una calificación general de la calidad del programa (Harms et al., 2007). Se utiliza la FCCERS—R en los QRIS estatales de varias maneras. Muchos estados requieren que los programas alcancen cierto resultado promedio para una calificación específica de calidad, mientras que otros incluyen tanto un resultado promedio como una regla de “ningún resultado más bajo”. La regla de “ningún resultado más bajo” requiere que, sea el que sea el promedio general, ciertos elementos o sub-escalas no deben calificarse más bajo que cierto resultado ya identificado (Tout et al., 2010).

Business Administration Scale for Family Child Care (BAS, o Escala de administración de empresas para el cuidado infantil familiar). La BAS fue diseñada para medir la calidad de las prácticas empresariales y profesionales en programas de cuidado infantil familiar. La BAS consiste en 10 elementos: cualificaciones y desarrollo profesional, ingreso y prestaciones, ambiente laboral, control fiscal, mantenimiento de documentación, gestión de riesgos, comunicación entre proveedores y padres, recursos comunitarios, mercadotecnia y relaciones públicas, y el proveedor como empleador (Talan y Bloom, 2009). Cada elemento consta de entre tres y cinco aspectos indicadores que se califican durante una entrevista con el proveedor. Si el proveedor no es empleador según lo define la BAS, entonces el elemento 10 (proveedor como empleador) se considera no aplicable. Después de la entrevista, se verifican las calificaciones de la calidad mediante un repaso de la documentación del programa. Como en el caso de la FCCERS—R, se tasan los elementos según una escala de siete puntos en que la calificación de 1 se considera inadecuada, la de 3 se considera mínima, la de 5 se considera buena y la de 7 se considera excelente. Los resultados de cada elemento se agregan para determinar un resultado general para el programa de cuidado infantil familiar (Talan y Bloom, 2009).

Afirman McKelvey et al. (2010): “Un liderazgo sólido y prácticas administrativas bien informadas contribuyen a la calidad global del programa, la cual apoya el desarrollo infantil” (pág. 11). En algunos estados, la calidad global se empieza a percibir por este lente ampliado, lo cual resulta en que las prácticas administrativas en el cuidado infantil familiar se miden incorporando la BAS en el QRIS (McCormick Center for Early Childhood Leadership, 2012a). La BAS se utiliza de varias maneras en los QRIS, entre ellas las evaluaciones formales con resultados críticos y las auto-evaluaciones, y como parte de las iniciativas para la credencial de administrador estatal que se hallan integradas en modelos de QRIS (McCormick Center for Early Childhood Leadership, 2012b).

Illinois Quality Counts─QRS (La calidad cuenta en Illinois, sistema de calificar la calidad) para programas autorizados de cuidado infantil familiar

Illinois presentó su sistema de calificar la calidad en julio de 2007 como QRS voluntario, patrocinado por el Departamento de Servicios Humanos de Illinois (IDHS), que incluía programas en centros además de programas domésticos, tanto autorizados con licencia como exentos de licencia. Los centros de cuidado infantil autorizados y los hogares de cuidado infantil familiar autorizados cumplían los requisitos para recibir hasta cuatro estrellas. Illinois Quality Counts—QRS también incluía el cuidado infantil exento de licencia; sin embargo, los proveedores exentos de licencia tenían derecho a lograr uno de tres niveles progresivos solamente según su participación en la capacitación prescrita de desarrollo profesional que resultaba en la credencial ECE (educación infantil) de Nivel 1 en la matriz estatal de carreras en la primera infancia  (Illinois Network of Child Care Resource and Referral Agencies, s.f.-a).

Las medidas estándares para el cuidado infantil familiar con licencia incluían el estatus de la acreditación NAFCC, la FCCERS—R y la BAS. Los programas de cuidado infantil familiar con licencia podían recibir una calificación de tres estrellas o al demostrar la acreditación NAFCC o al lograr un resultado promedio en la FCCERS—R de 4.25 y un resultado promedio en la BAS de 4.25 (Illinois Network of Child Care Resource and Referral Agencies, s.f.-c).

Se requería que todos los proveedores de cuidado infantil familiar asistieran a una capacitación de orientación antes de solicitar el QRS de Illinois. Dicha capacitación presentaba a los proveedores el QRS y describía los requisitos específicos de cada nivel de estrellas además de los apoyos disponibles para ayudar a los programas a prepararse y ganar estrellas (Illinois Network of Child Care Resource and Referral Agencies, s.f.-b). Después de completar la capacitación de orientación, se requería que los proveedores asistieran a una capacitación acerca de la FCCERS—R. También se requería que los proveedores que solicitaban o el nivel de 3 estrellas o el de 4 estrellas asistieran a una capacitación acerca de la BAS.

Métodos

El presente estudio examinó la relación entre las tres mediciones de responsabilidad comunes que utilizan los QRIS para evaluar la calidad en hogares de cuidado infantil familiar: la FCCERS—R, la BAS y la acreditación NAFCC.

Muestra

La muestra del presente estudio consistía en 31 programas de cuidado infantil familiar que tenían la calificación de tres estrellas en el QRS de Illinois. Los datos de los programas venían de dos grupos de datos. Un grupo de datos incluía 18 programas que habían logrado la calificación de tres estrellas y habían solicitado subir al nivel 4. El otro grupo de datos consistía en 13 programas acreditados de cuidado infantil familiar que tenían la calificación de tres estrellas y se ofrecían de voluntarios para participar en el estudio. Los programas fueron contactados de una lista pública de 35 programas de cuidado infantil familiar de tres estrellas que participaban en el sistema Quality Counts—QRS de acuerdo con su estatus de acreditación.

Instrumentación

El presente estudio implicaba realizar una evaluación FCCERS—R y una evaluación BAS en cada programa de cuidado infantil familiar. La acreditación NAFCC ya se había establecido para todos los programas de cuidado infantil familiar incluidos en el estudio.

La FCCERS—R es una herramienta válida y fiable de observación que se utiliza para medir la calidad del ambiente de aprendizaje en programas de cuidado infantil familiar. El Illinois Quality Counts–QRS no incluía la sub-escala “Padres y proveedor” de la FCCERS—R porque las prácticas profesionales de los proveedores se miden más detalladamente con la BAS. La BAS es una herramienta válida y fiable que se utiliza para medir las prácticas empresariales y profesionales en programas de cuidado infantil familiar. Los resultados de los elementos individuales se promedian para calcular un resultado total en la BAS.

Procedimientos

Después de que el proveedor accedía a participar en el estudio, se programaba citas para completar las evaluaciones BAS y FCCERS—R. Las evaluaciones BAS implicaban una entrevista de una o dos horas con el proveedor, seguida de un repaso de la documentación para verificar los resultados de las evaluaciones. Todos los examinadores de la BAS eran capacitados en la fiabilidad por los expertos nacionales en BAS y mantenían una fiabilidad entre examinadores del 85% o más durante todo el estudio. Las entrevistas para la BAS se hacían por teléfono o en persona según la preferencia de cada proveedor. El repaso de la documentación se realizaba en el sitio del programa de cuidado infantil familiar, donde el examinador verificaba las calificaciones obtenidas durante la entrevista mediante o un repaso de los documentos actuales (por ej., políticas escritas, manual para familias, contrato entre los padres y el proveedor y materiales promocionales) o una observación de las prácticas del programa según las mide la BAS.

Las evaluaciones FCCERS—R fueron realizadas por integrantes del equipo de evaluación de Quality Counts–QRS. Las evaluaciones FCCERS—R implicaban una observación de tres horas seguida de una entrevista de 30 minutos con el proveedor. Tanto la observación como la entrevista se hicieron en el lugar del programa de cuidado infantil familiar cuando estaban presentes los niños. Todos los examinadores de la FCCERS—R eran capacitados por los autores de dicha herramienta y mantenían una fiabilidad entre examinadores del 85% o más durante todo el estudio.

Análisis de datos

Los datos de los programas participantes y de la base de datos de Quality Counts–QRS se combinaron y se utilizaron estadísticas descriptivas para examinar los resultados promedios de la BAS y la FCCERS—R de cada programa, además de varianzas entre programas. Las estadísticas descriptivas también se usaron para determinar el porcentaje de programas de cuidado infantil familiar que habían sacado resultados de 4.25 o más altos en tanto la FCCERS—R como la BAS, el porcentaje de programas que sacaron un resultado de 4.25 en la FCCERS—R pero no en la BAS, y el porcentaje de programas que sacaron un resultado de 4.25 en la BAS pero no en la FCCERS—R.

Luego se categorizaron los programas en niveles de estrellas según tanto la combinación de sus resultados en la FCCERS—R y la BAS como los resultados individuales en la FCCERS—R y la BAS. Esto permitía un análisis descriptivo del número de programas que se clasificarían para los niveles 1 a 4 de estrellas según ambas herramientas, sea individualmente o combinadas.

Además, se realizó un análisis co-relacional para discernir la solidez de la relación entre los resultados promedios en la FCCERS—R y la BAS. NAFCC no informa  resultados para programas y el presente estudio no incluyó un grupo de control de programas no acreditados, así que el análisis de datos fue limitado respecto a las estadísticas deductivas.

Hallazgos

Aunque había una amplia variación entre resultados en tanto la FCCERS—R como la BAS, los resultados promedios en ambas herramientas no alcanzaron los límites críticos (mínimos) de 4.25 para los programas no acreditados de tres estrellas. Como demuestra la Tabla 1, el resultado promedio en la FCCERS—R era 3.29 y el resultado promedio en la BAS era 3.81.

Tabla 1
Resultados promedios en la FCCERS–R y la BAS para programas acreditados
Evaluación M DT Gama
FCCERS–R 3.29 .61 1.67 – 4.47
BAS 3.81 1.03 2.30 – 5.89

La Tabla 2 muestra los resultados críticos (mínimos) en la FCCERS—R y la BAS que eran necesarios para lograr las cuatro calificaciones de estrellas dentro del Quality Counts–QRS de Illinois. Se requería un resultado crítico en la BAS solamente para los niveles de 3 y 4 estrellas, así que las calificaciones de los niveles de 1 y 2 estrellas se determinan solamente según el resultado del programa en la FCCERS—R.

Tabla 2
Resultados críticos en la FCCERS–R y la BAS requeridos para cada nivel de estrellas
Resultado en la FCCERS–R Resultado en la FCCERS–R Resultado en la BAS
1 3.00 N/A
2 3.50 N/A
3 4.25 4.25
4 5.00 5.00

La Tabla 3 muestra el número de programas que hubieran calificado para las varias calificaciones de niveles de estrellas según la combinación de sus resultados en la FCCERS—R y la BAS (que representa la ruta de evaluación) además del resultado individual en la FCCERS—R y el resultado individual en la BAS. Como indica esta tabla, los datos revelaron que si se les diera a estos programas cierto nivel de estrellas según los resultados en la FCCERS—R y la BAS, sólo un programa hubiera calificado para la calificación de tres estrellas; 13 programas hubieran calificado para la calificación de dos estrellas; 11 programas hubieran calificado para la calificación de una estrella; y 6 programas no hubieran calificado para ninguna calificación de estrellas. Ninguno de los programas de la muestra hubiera calificado para la calificación de cuatro estrellas según los resultados compuestos de ambas herramientas.

Tabla 3
Frecuencia de calificaciones de niveles de estrellas según los resultados de las evaluaciones
Estrellas de QRIS Resultados combinados Resultado en sólo la FCCERS–R Resultado en sólo la BAS
Ninguna 6 6 20
1 estrella 11 11 0
2 estrellas 13 12 0
3 estrellas 1 2 8
4 estrellas 0 0 3

Nota: Ya que Illinois requiere el resultado en la BAS solamente a los niveles de tres y cuatro estrellas, los programas que no alcanzaron un resultado en la BAS de 4.25 o más alto se categorizaron exclusivamente según sus resultados en la FCCERS—R.

Se realizó un análisis co-relacional entre los resultados en la FCCERS—R y la BAS. El valor de la r Pearson era .35 (p < .05), lo cual indica una relación moderada pero significante entre las dos herramientas de evaluación de programas.

Discusión

Mientas avanza el campo de la primera infancia en cuanto a implementar y refinar los sistemas de calificar y mejorar la calidad, se necesita más investigación para evaluar la validez de varios componentes de dichos sistemas. Sin el análisis en la investigación de la relación entre los resultados en las herramientas y el estatus de acreditación, no existe ninguna evidencia empírica para guiar a los formadores de políticas en el diseño y el refinamiento de los criterios que definen los niveles diferenciados de la calidad de programas en cada estado.

El propósito del presente estudio era el de determinar si las rutas para el cuidado infantil familiar de evaluación y acreditación al nivel de tres estrellas en el modelo QRS de Illinois representaban mediciones empíricamente iguales de la calidad. Aunque la FCCERS—R, la BAS y la acreditación NAFCC son todas mediciones bien conocidas de la calidad, los resultados del presente estudio indican que las rutas de evaluación y acreditación no eran empíricamente iguales. Específicamente, si se hubiera requerido que los programas acreditados de cuidado infantil familiar del presente estudio lograran su calificación de tres estrellas mediante la ruta de la evaluación, solamente un programa hubiera calificado.

Estos hallazgos enfatizan la importancia de una razón fundamental para el uso de rutas alternativas al logro de una calificación de calidad en los QRIS. Los formadores de políticas deberían tener claro si las rutas alternativas son válidas como mediciones distintas pero alineadas de la calidad, o si la acreditación es de hecho un sustituto de resultados críticos.  

El presente estudio no sugiere que ninguna ruta en particular represente una medición superior de la calidad. Cada medición de la calidad examinada en este estudio se asocia con ventajas y desventajas. A pesar de que sólo uno de los programas acreditados de cuidado infantil familiar en este estudio satisfacía el resultado crítico de 4.25 que se requería para lograr el nivel de tres estrellas mediante la ruta de la evaluación, todos los programas de la muestra demostraron una dedicación al mejoramiento continuo de la calidad. Es una práctica común, y es posible que también sea una buena política, que los estados reconozcan el estatus de acreditación en lugar de lograr resultados críticos en herramientas de evaluar la calidad. Este planteamiento reconoce que hay múltiples rutas a mejorar la calidad de programas, reconoce las inversiones sustanciales que hacen los programas para mejorar su calidad mediante el auto-estudio y la verificación en el sitio, y ahorra a los estados el gasto de realizar evaluaciones fiables en programas acreditados.

Limitaciones y sugerencias para la futura investigación

Hay que generalizar los resultados del presente estudio con cautela. Se realizó el estudio con una muestra pequeña de programas autorizados de cuidado infantil familiar en Illinois que satisfacían ciertos criterios específicos. Se incluía solamente a programas que habían logrado la calificación de tres estrellas en el sistema Quality Counts–QRS de Illinois por medio de la acreditación NAFCC y, como requisito de su participación en dicho QRS, todos habían completado su capacitación en la FCCERS—R y la BAS. Se necesita más investigación enfocada en las medidas de responsabilidad usadas para mejorar la calidad de programas de cuidado infantil familiar mediante los QRIS. Específicamente, es necesario que se lleven a cabo estudios en otros estados para examinar la relación entre los resultados críticos en evaluaciones y las rutas alternativas a la calidad en los QRIS. Finalmente, la investigación cualitativa enfocada en las percepciones de proveedores de cuidado infantil familiar en cuanto a los QRIS y sus motivos para participar, particularmente por medio de la acreditación, podría ofrecerles información a los formadores de políticas en cuanto a las maneras de aumentar la participación en los QRIS y apoyar mejor el mejoramiento de la calidad.

Reconocimiento

Las autoras quisieran agradecer al Departamento de Servicios Humanos de Illinois su apoyo de la presente investigación.

Nota

1 Se introdujo en 2007 el Illinois Quality Counts—Quality Rating System (Sistema de calificar la calidad). A partir de julio de 2013, Quality Counts—QRS  fue reemplazado por ExceleRate Illinois QRIS. Este cambio refleja un énfasis mayor en el mejoramiento de  programas (la “I” de QRIS en inglés, para improvement) para aumentar los resultados de aprendizaje y desarrollo entre los niños pequeños. El sistema nuevo de múltiples sectores incluye programas de cuidado y educación infantil en escuelas y centros. Los programas de hogares autorizados de cuidado infantil familiar se incluirán en el sistema nuevo en2015.

Referencias

Barnard, Wendy; Smith, Wendy Etheridge; Fiene, Richard; & Swanson, Kelly. (2006, December). Evaluation of Pennsylvania’s Keystone STARS quality rating system in child care settings. Pittsburg, PA: University of Pittsburg Office of Child Development, Pennsylvania State University Prevention Research Center.

Currie, Janet, & Thomas, Duncan. (1995). Does Head Start make a difference? American Economic Review, 85,341–364.

Espinosa, Linda M. (2002, November). High-quality preschool: Why we need it and what it looks like. Preschool Policy Matters (NIEER Policy Brief, Issue 1). New Brunswick, NJ: National Institute for Early Education Research.

Harms, Thelma; Cryer, Debby; & Clifford, Richard M. (2007). Family child care environment rating scale (Rev. ed.).New York: Teachers College Press.

Helburn, Suzanne W., & Howes, Carollee. (1996). Child care cost and quality. Future of Children, 6(2), 62–82.

Illinois Network of Child Care Resource and Referral Agencies. (n.d-a). License-exempt family homes. Bloomington: Illinois Department of Human Services.

Illinois Network of Child Care Resource and Referral Agencies. (n.d.-b). Licensed family group homes. Bloomington: Illinois Department of Human Services.

Illinois Network of Child Care Resource and Referral Agencies. (n.d.-c). Quality rating system – star levels: licensed family/group home child care providers. Bloomington: Illinois Department of Human Services.

Karoly, Lynn A.; Ghosh-Dastidar, Bonnie; Zellman, Gail L.; Perlman, Michal; & Fernyhough, Lynda. (2008). Prepared to learn: The nature and quality of early care and education for preschool-age children in California. Santa Monica, CA: Rand Corporation.

McCormick Center for Early Childhood Leadership. (2012a). Leadership matters. Wheeling, IL: National Louis University.

McCormick Center for Early Childhood Leadership. (2012b). Projects using the PAS and the BAS. Wheeling, IL: National Louis University.

McKelvey, Lorraine; Chapin-Critz, Melanie; Johnson, Betsy; Bokony, Patti; Conners-Burrow, Nikki; & Whiteside-Mansell, Leanne. (2010, October). Evaluating Arkansas’ path to better child outcomes. Little Rock: University of Arkansas for Medical Sciences, Partners for Inclusive Communities.

Mitchell, Anne W. (2005, July). Stair steps to quality: A guide for states and communities developing quality rating systems for early care and education. Alexandria, VA: United Way Success by 6.

National Association of Child Care Resource and Referral Agencies. (n.d.). State child care licensing. Arlington, VA: Author.

National Association of Child Care Resource and Referral Agencies. (2010). Leaving children to chance: NACCRRA’s ranking of state standards and oversight of small family child care home. Arlington, VA: Author.

National Association for Family Child Care. (n.d.-a). NAFCC accreditation decision. Salt Lake City, UT: Author.

National Association for Family Child Care. (n.d.-b). NAFCC accreditation fees. Salt Lake City, UT: Author.

National Association for Family Child Care. (n.d.-c). National Association for Family Child Care accreditation. Salt Lake City, UT: Author.

National Association for Family Child Care. (n.d.-d). The quality standards for NAFCC accreditation. Salt Lake City, UT: Author.

Norris, Deborah, & Dunn, Loraine. (2004, August). “Reaching for the Stars” family child care home validation study. Stillwater: Early Childhood Collaborative of Oklahoma.

Peisner-Feinberg, Ellen S.; Burchinal, Margaret R.; Clifford, Richard M.; Yazejian, Noreen; Culkin, Mary L.; Zelazo, Janice; . . . Rustici, Jean. (1999, October). The children of the cost, quality, and outcomes study go to school: Technical report. Chapel Hill: University of North Carolina at Chapel Hill.

Reynolds, Arthur J.; Temple, Judy A.; Robertson, Dylan L.; & Mann, Emily A. (2002). Age 21 cost-benefits analysis of the Title I Chicago Child-Parent Centers. Educational Evaluation and Policy Analysis, 24, 267–303. doi:10.3102/01623737024004267

Satkowski, Christina. (2009, April). A stimulus for second-generation QRIS (Issue Brief). Washington, DC: New American Foundation.

Schweinhart, Lawrence J. (2005). The High/Scope Perry Preschool study through age 40: Summary, conclusion, and frequently asked questions. Ypsilanti, MI: High/Scope Press.

Talan, Teri N., & Bloom, Paula. J. (2009). Business administration scale for family child care. New York: Teachers College Press.

Tout, Kathryn; Starr, Rebecca; Soli, Margaret; Moodie, Shannon; Kirby, Grethchen; & Boller, Kimberly. (2010, April). Compendium of quality rating systems and evaluations. Washington, DC: Office of Planning, Research and Evaluation, U.S. Department of Health and Human Services.

Vandell, Deborah Lowe; Belsky, Jay; Burchinal, Margaret; Steinberg, Laurence; Vandergrift, Nathan; & NICHD Early Child Care Research Network. (2010). Do the effects of early child care extend to age 15 years? Results from the NICHD study of early child care and youth development. Child Development, 81, 737–756. doi:10.1111/j.1467-8624.2010.01431.x.

Vandell, Deborah Lowe, & Wolfe, Barbara. (2000, November). Child care quality: Does it matter and does it need to be improved? (Special Report No. 7).Madison, WI: Institute for Research on Poverty.

Yoshikawa, Hirokazu. (1995). Long-term effects of early childhood programs on social outcomes and delinquency. The Future of Children, 5(3), 51–75.

Zellman, Gail L., & Perlman, Michal. (2008). Child care quality rating and improvement systems in five pioneer states: Implementation issues and lessons learned. Santa Monica, CA: Rand Corporation.

Información de las autoras

Robyn Kelton es especialista en capacitación y asistencia técnica en el Centro McCormick para el Liderazgo en el Campo de la Primera Infancia de la Universidad Nacional Louis. Sirve de instructora y experta nacional de fiabilidad para tanto la Escala de administración de empresas para el cuidado infantil familiar (BAS, siglas en inglés) como la Escala de administración de programas (PAS, siglas en inglés). Tiene la maestría en psicología con un certificado avanzado en psicología organizacional. Es coautora de los informes Who’s Caring for the Kids? The Status of the Early Childhood Workforce in Illinois (¿Quién está cuidando a los niños? El estado de la fuerza laboral en el campo de la primera infancia en Illinois)y Taking Charge of Change: A 20-Year Review of empowering early childhood administrators through leadership training (Tomar cargo del cambio. Un análisis de 20 años de atribuir poderes a administradores en el campo de la primera infancia mediante la capacitación en liderazgo).

Robyn Kelton
McCormick Center for Early Childhood Leadership
National Louis University
6200 Capitol Drive
Wheeling, IL 60090
Email: robyn.kelton@nl.edu

La Dra. Teri N. Talan es directora de iniciativas de políticas para el Centro McCormick para el Liderazgo en el Campo de la Primera Infancia y profesora adjunta de educación infantil en la Universidad Nacional Louis. Tiene un título en jurisprudencia de la Universidad Northwestern, el doctorado (Ed.D) en educación para adultos y continuada, y la maestría (M.Ed.) en liderazgo y abogacía en el campo de la primera infancia de la Universidad Nacional Louis. Es coautora de la Escala de administración de programas (PAS, siglas en inglés), la Escala de administración de empresas para el cuidado infantil familiar (BAS, siglas en inglés), la Escala de Evaluación de la Administración de Negocios y el informe Who’s Caring for the Kids? The Status of the Early Childhood Workforce in Illinois (¿Quién está cuidando a los niños? El estado de la fuerza laboral en el campo de la primera infancia en Illinois).

La Dra. Paula Jorde Bloom tiene un puesto conjunto como presidenta fundada Michael W. Louis del Centro McCormick para el Liderazgo en el Campo de la Primera Infancia además de profesora de educación infantil en la Universidad Nacional Louis. Recibió su maestría y su doctorado de la Universidad Stanford. La Dra. Bloom es una primera oradora frecuente en congresos estatales, nacionales e internacionales del campo de la primera infancia, y sirve de consultora para organizaciones profesionales y agencias estatales. Es autora de numerosos artículos de revista y varios libros extensamente leídos, entre ellos Blueprint for Action (Plan de acción), Circle of Influence (Círculo de influencia), y A Great Place to Work (Un lugar fabuloso para trabajar).