ECRP

Facebook

Enviar comentarios
a la Editora de ECRP.

          
Share View this page in English InicioContenido de todos los númerosContenido de número actual
Vol. 14 No. 2
©Derechos de autor reservados 2012
La identificación de las preferencias y necesidades en línea de profesionales de la primera infancia

Daniel J. Weigel y Dana A. Weiser
Universidad de Nevada, Reno

Diane W. Bales
Universidad de Georgia

Kendra J. Moyses
Universidad Estatal de Michigan

Sinopsis

Un número creciente de profesionales de la primera infancia utilizan el Internet para mejorar sus habilidades, conocimiento y prácticas. El Internet puede ser una alternativa práctica para la provisión a estos profesionales de una alta calidad de capacitación basada en la investigación, de información y de recursos. Sin embargo, al diseñar materiales en línea y sitios web es importante evaluar primero las necesidades de los profesionales de la primera infancia a fin de diseñar los materiales y experiencias que mejor satisfagan dichas necesidades. El presente estudio, realizado en múltiples estados, se diseñó para tratar tres preguntas: (1) ¿Cómo utilizan actualmente el Internet los profesionales de la primera infancia?; (2) ¿Qué componentes prefieren más los profesionales de la primera infancia en un sitio web diseñado especialmente para ellos?; y (3) ¿Varían las preferencias por tipos específicos de componentes según tales características como la edad, la formación académica, la experiencia y la comodidad con el Internet? Ochocientos dieciséis profesionales de la primera infancia en tres regiones de los Estados Unidos (Georgia, Michigan y Nevada) llenaron un cuestionario breve que trataba sus preferencias y experiencias en cuanto al desarrollo profesional en línea. Era más probable que los participantes usaran el Internet para el email y que accedieran al mismo por razones tanto profesionales como personales. A los participantes les interesaba más la capacidad de descargar actividades de aprendizaje y currículos, tener acceso a la capacitación y clases en línea, conseguir materiales para repartir a padres, y hacer preguntas a expertos. La información del presente estudio debería ser útil para los educadores que actualmente proveen oportunidades educativas en línea, además de los educadores que piensan ofrecer tales recursos.

Introducción

Debido a los millones de niños estadounidenses que actualmente participan en el cuidado infantil basado en hogares particulares y en centros, la provisión del cuidado infantil de alta calidad es esencial. La capacitación profesional continuada se considera como una manera de mejorar la calidad de los servicios de cuidado infantil (por ej., Arnett, 1989; Burchinal, Cryer, Clifford y Howes, 2002; Doherty, Forer, Lero, Goelman y LaGrange, 2006; Munton, Mooney y Rowland, 1996). Este desarrollo y crecimiento profesional puede tomar muchas formas, entre ellas la educación formal, la obtención de credenciales, la capacitación especializada en el puesto de trabajo, el entrenamiento individual y el uso de redes de contactos (Sheridan, Edwards, Marvin y Knoche, 2009; Tout, Zaslow y Berry, 2006), además de la exploración y el aprendizaje auto-dirigidos (Fleet y Patterson, 2001). El Internet se está haciendo un método de popularidad creciente de proporcionar recursos y oportunidades de desarrollo profesional; sin embargo, es importante determinar primero lo que los profesionales de la primera infancia quieran y necesiten de un sitio web a fin de mejor diseñarles y crearles dichos sitios. Presentamos en el presente artículo los hallazgos de un proyecto de investigación que se propuso a sentar las bases de un sitio web diseñado para proveer recursos y oportunidades de desarrollo profesional para profesionales de la primera infancia (por ej., proveedores de cuidado en hogares y centros, directores, consultores y capacitadores).  

La conceptualización del desarrollo y crecimiento profesional

Si Ud. ha sacado provecho del acceso gratuito a ECRP, lo animamos a hacer una contribución financiera a ECRP para que la revista pueda seguir ofreciéndose a lectores en todas partes del mundo. ¡Cualquier monto nos ayudaría!

La investigación ha mostrado constantemente que el desarrollo y la capacitación profesionales del personal se asocian con el cuidado infantil de calidad más alta. En su meta-análisis de estudios que conectaron la formación y capacitación del proveedor de cuidado con la calidad del cuidado infantil, Fukkink y Lont (2007) hallaron que los proveedores de cuidado que tienen niveles más altos de formación académica tienden a proveer un cuidado individualizado mejor, son más sensibles y participantes con los niños, y tienen más conocimiento de las prácticas apropiadas al desarrollo que los proveedores de cuidado de niveles más bajos de formación. También tienden a ofrecer experiencias de aprendizajes más ricas, proporcionar más enriquecimiento lingüístico y estimular las habilidades sociales y físicas de los niños más frecuentemente que los proveedores que participan en menos oportunidades de desarrollo profesional. Otros estudios han hallado que los proveedores de cuidado que asisten regularmente a talleres de desarrollo profesional tienden a ser más sensibles en sus interacciones con niños y proveer un cuidado de calidad más alta que los proveedores que no participan tanto en tales talleres (Arnett, 1989; Burchinal et al., 2002). Asimismo, los proveedores de cuidado infantil en hogares familiares que participaban regularmente en la capacitación tienden a ofrecer un cuidado de más alta calidad que los proveedores que asisten a la capacitación intermitentemente o que nunca asisten a la misma (Norris, 2001). Por lo tanto, existe una evidencia substancial que indica que el desarrollo profesional se asocia con una amplia variedad de indicadores del cuidado infantil de alta calidad.

Sheridan et al. (2009) definen el desarrollo profesional en la educación de la primera infancia como “… experiencias que fomentan las oportunidades de educación, capacitación y desarrollo para profesionales de la primera infancia que trabajan con niños pequeños” (pág. 379). Además, ven el desarrollo profesional como “… una gama extensa de actividades que intentan aumentar la base del conocimiento, las habilidades o las perspectivas actitudinales que se ponen en uso cuando el profesional se dedica a las visitas a casa, la educación de los padres, el cuidado infantil, la educación preescolar y/o la enseñanza desde el kindergarten hasta el tercer grado de primaria” (pág. 379).

Desde esta perspectiva, el desarrollo profesional se puede considerar como de varias dimensiones. El desarrollo profesional puede variar entre el formal, que incluye tales proposiciones como programas de licenciatura universitaria, la certificación, clases universitarias y talleres de capacitación, hasta el informal, en que los profesionales de la primera infancia leen por cuenta propia libros relacionados con sus intereses o recogen ideas de otros profesionales de la primera infancia. Una segunda dimensión distingue entre el enfoque de arriba abajo, por medio del cual los expertos deciden el aspecto del desarrollo profesional o lo que les importa saber a los profesionales de la primera infancia (por ej., el licenciamiento, la capacitación aprobada, cursos diseñados por universidades, la capacitación por mandato legislativo) y el enfoque auto-dirigido, en que los profesionales de la primera infancia se consideran como participantes activos en su propio crecimiento profesional y diseñadores del mismo (por ej., la búsqueda de información específica y conocimiento que se relacionan con sus propios intereses o necesidades). Finalmente, el desarrollo y crecimiento profesional se puede ver de manera linear (por ej., enfoques secuenciados de ser aprendiz a la certificación y de allí al título universitario) y de manera no linear (por ej., una variada selección individualizada de clases, sesiones de capacitación, estudios realizados por cuenta propia y el uso de redes de contactos).

Aunque los investigadores típicamente se han enfocado en las dimensiones formales, de arriba abajo y lineares del desarrollo profesional, la investigación sugiere que la mayoría de los profesionales de la primera infancia son participantes activos en su propio crecimiento profesional además de ser buscadores y consumidores dedicados de información y oportunidades profesionales (Fleet y Patterson, 2001). Como sostuvo Clark (1992), “… los maestros son más activos que pasivos, más listos para aprender que resistentes, más sabios y entendidos que deficientes, y más diversos que homogéneos” (pág. 77). Los profesionales de la primera infancia tienen mucho interés en adquirir información y recursos actualizados, y tienen un deseo fuerte por aprender todo lo posible de las cuestiones relacionadas con la provisión del cuidado infantil (Clark, 2007; DeBord, 1993; Olsen, 2007). La investigación indica que los profesionales de la primera infancia creen que la capacitación y la formación continuada son necesarias para cuidar a los niños (Gable y Halliburton, 2003) y que el desarrollo y crecimiento profesional mejora sus habilidades de cuidar y aumenta su confianza profesional (Taylor, Dunster y Pollard, 1999). Muchos proveedores de cuidado asisten a talleres relacionados con el desarrollo infantil o el cuidado infantil, completan cursos universitarios relevantes o participan en conferencias profesionales (Clark, 2007; Norris, 2001; Rusby, 2002). Muchos otros se dedican al crecimiento profesional auto-dirigido al buscar activamente el conocimiento y las ideas nuevas, el apoyo de colegas y la orientación de mentores y entrenadores experimentados (Fleet y Patterson, 2001). Parece razonable suponer que a fin de ser de lo más efectivo, el desarrollo y crecimiento profesional debería incorporar una mezcla de oportunidades formales e informales y ser diseñado según las necesidades, los intereses y los requisitos para el acceso de los profesionales de la primera infancia.

El potencial del desarrollo profesional en línea

El Internet puede ser una alternativa práctica para la provisión a los profesionales de la primera infancia de una alta calidad de capacitación basada en la investigación, información y recursos. Por lo general, la mayoría de estadounidenses acceden al Internet y lo utilizan como herramienta con que recoger información en la vida cotidiana. Unas estadísticas recientemente publicadas por el Pew Research Center (Centro Pew de Investigación) indican que el 79% de todos los adultos se conectan a Internet, cifra que incluye el 95% de individuos de entre 18 y 33 años de edad, el 86% de individuos de 34 a 45 años, el 81% de individuos de 46 a 55 años, el 76% de individuos de 56 a 64 años y el 58% de individuos de 75 a 73 años, además de una proporción significantemente más baja de individuos de 74 años de edad y mayores que se conectan a Internet (Zickuhr, 2010). Además, dos terceras partes de los estadounidenses tienen actualmente una conexión de banda ancha a Internet en su hogar, la cual hace que el acceso al Internet sea rápido y fácil (Zickuhr, 2010). El Internet es más comúnmente utilizado para usar el email, buscar información y leer sobre los sucesos del momento y las noticias (Zickuhr, 2010), y muchos usuarios del Internet también hacen investigaciones en línea que están relacionadas con su trabajo (Pew Research Center, 2005).

La diseminación en línea de recursos profesionales y materiales de capacitación puede ser un modo de fomentar el desarrollo y crecimiento profesional de los profesionales de la primera infancia. Puede ser que se animen los proveedores de cuidado infantil a participar en el desarrollo profesional en línea ya que es conveniente y tal vez se acomode mejor con sus horarios (Olsen, 2007). Se perciben los talleres, las conferencias y las clases como menos convenientes que el recibo de información mediante el Internet y la correspondencia electrónica con recursos de confianza (Clark, 2007). Los hallazgos de un estudio de proveedores de cuidado infantil indican que prefieren la capacitación en línea más que los talleres en ambientes de aula (Olsen, 2007), quizás debido a la naturaleza flexible y conveniente de la capacitación en línea. Muchos de estos proveedores, sin embargo, indicaron que todavía les gusta el acceso a información mediante los talleres, videos, materiales escritos y congresos además de los recursos en línea (Olsen, 2007).

La investigación reciente ha mostrado que el Internet puede ser un medio efectivo de ofrecer oportunidades de desarrollo profesional. En un estudio de maestros de Head Start, Powell, Diamond y Koehler (2010) compararon los efectos de la capacitación en un sitio físico con los de la capacitación vía Internet en las habilidades de maestros de crear aulas de apoyo y enriquecedoras para la lectoescritura y el lenguaje emergentes. Los investigadores hallaron que los maestros adquirieron habilidades mediante tanto las condiciones en el sitio como las de Internet, y los niños enseñados por los participantes de ambas condiciones experimentaron aumentos del conocimiento y la combinación de letras además de la habilidad escritora emergente. Planta, Mashburn, Downer, Hamre y Justice (2008) también describieron un proyecto de desarrollo profesional en el Internet que fue diseñado para mejorar las habilidades de maestros de la primera infancia de interactuarse con niños pequeños. Hallaron que el programa aumentó la calidad de las interacciones entre maestros y niños, lo cual llevó a mejoras en las habilidades infantiles de la lectoescritura emergente.

Los profesionales de la primera infancia como consumidores en línea

La información en línea para profesionales de la primera infancia es útil, sin embargo, solamente si dichos profesionales se sienten cómodos con lograr el acceso al Internet y usarlo. La investigación ha hallado evidencia de que un porcentaje alto de proveedores indican que tienen una computadora en casa con acceso al Internet (Clark, 2007) y que la mayoría se consideran usuarios de Internet confiados y experimentados, aunque no necesariamente expertos (Olsen, 2007; Stanford, 2008). Según ciertos hallazgos de investigación, la mayoría de los profesionales de cuidado infantil entran al Internet al menos una vez al día, típicamente en casa o en el trabajo, y que frecuentemente utilizan el email para comunicarse con otros (Olsen, 2007). También usan el Internet para ver mapas o conseguir indicaciones, jugar juegos y obtener información acerca de sucesos de actualidad (Clark, 2007). Los profesionales del cuidado infantil también informan que están dispuestos a completar su capacitación en línea (Stanford, 2008), y que creen que el Internet es capaz de ofrecer información y oportunidades de aprendizaje útiles (Olsen, 2007). Casi la mitad de los proveedores que participaron en un estudio en Illinois indicaron que han usado el Internet para encontrar información sobre cuidar a niños (Clark, 2007). Los participantes también reconocieron que no todos los proveedores de cuidado infantil tienen acceso al Internet ni un conocimiento de cómo usarlo, y que considerarían tales faltas como barreras al aprendizaje en línea.

Se ha mostrado que el uso de redes de contacto con otros proveedores de cuidado infantil se relaciona con la calidad del cuidado infantil (Doherty et al., 2006), y algunas investigaciones han hallado que muchos proveedores de cuidado infantil indican un deseo fuerte por contactarse con otros proveedores de cuidado (Taylor et al., 1999). El uso de los sitios web de redes sociales se ha incrementado exponencialmente entre la población general durante los años recientes, ya que el 61% de adultos conectados usan tales sitios como Facebook, MySpace y LinkedIn, cifra que incluye el 83% de individuos de entre los 18 y los 33 años de edad, el 62% de individuos de 34 a 45 años, el 50% de individuos de 46 a 55 años y el 43% de individuos de 56 a 64 años de edad (Zickuhr, 2010). Parece probable que el Internet proporcione oportunidades para profesionales de la primera infancia de contactarse informalmente sin los costos y el compromiso de tiempo de viajar a talleres y conferencias. Desafortunadamente, no se halló ningún estudio que haya explorado específicamente las preferencias y los comportamientos de los profesionales de la primera infancia en cuanto a las redes sociales en línea.

En resumen, el cuerpo pequeño pero creciente de investigación discutida más arriba indica que algunos profesionales de la primera infancia ya utilizan el Internet como fuente de una alta calidad de desarrollo, recursos y capacitación profesionales. Es más, los recursos en línea se perciben como más útiles cuando satisfacen las necesidades específicas de los maestros (Whitaker, Kinzie, Kraft-Sayre, Mashburn y Pianta, 2007). Este hallazgo sugiere que los diseñadores de materiales en línea y sitios web para profesionales de cuidado infantil deberían evaluar primero las necesidades de dicha población para que los materiales y experiencias se puedan diseñar para satisfacerlas.   

Repaso del estudio

El propósito del presente estudio fue el de determinar cuáles tipos de componentes creen los profesionales de la primera infancia que son más útiles en un sitio web diseñado específicamente para ellos, además de aprender cómo se pueden relacionar tales percepciones con el grado de comodidad con el Internet y con la experiencia como proveedor. El estudio fue guiado por tres preguntas principales:

Los profesionales de la primera infancia de tres regiones geográficas distintas de los Estado Unidos (Georgia, Michigan y Nevada) llenaron un cuestionario breve. La muestra incluyó proveedores de cuidado en hogares familiares y en centros, además de directores y consultores/capacitadores. Incluimos a directores y consultores/capacitadores porque la experiencia sugiere que son consumidores activos de recursos en línea y que pueden dar información directamente a proveedores de cuidado infantil. El estudio se realizó como parte del desarrollo del sitio web de eXtension Alliance for Better Child Care (Alianza eXtension para el mejor cuidado infantil), el cual se desarrolló para aprovechar el crecimiento de las necesidades, los intereses y el consumo de recursos e información en línea de profesionales de la primera infancia. El proyecto eXtension Alliance for Better Child Care es parte de la iniciativa nacional eXtension, asociación educacional de 74 universidades en los Estados Unidos. El sitio web fue creado por un equipo de múltiples estados de educadores y profesionales de la primera infancia en el Cooperative Extension System (Sistema cooperativo de extensión). Los hallazgos del presente estudio no sólo informarán la selección de componentes a incluir en el sitio web de eXtension Alliance for Better Child Care, sino que también ayudarán a otros grupos y organizaciones profesionales a diseñar capacitación y recursos en línea que satisfagan las necesidades de proveedores de cuidado infantil en hogares y centros, además de otros profesionales de la primera infancia.

Método

Participantes

Un total de 816 profesionales de la primera infancia de Georgia (N = 581), Michigan (N = 58) y Nevada (N = 177) llenaron un cuestionario breve para ayudar con el desarrollo del sitio web de eXtension Alliance for Better Child Care. La Tabla 1 revela que los participantes tenían un promedio de 40.70 años de edad y habían trabajado en el campo desde hace un promedio de 9.81 años. La mayoría de los participantes eran proveedores de cuidado infantil en centros (el 70%); los demás participantes eran proveedores de cuidado en hogares familiares (el 14.2%), directores (el 10.1%) y consultores/capacitadores (el 5.7%). Había una gran diversidad entre los niveles de formación académica logrados por los participantes, y la mayoría habían tomado al menos unos cuantos cursos universitarios.

Tabla 1
Demografía de los participantes (N = 816)
  Frecuencia    %

Edad

Promedio de años y (DT) 40.70 13.85
Menos de 24 años 104 14.9
25 a 34 años 159 22.8
35 a 44 años 138 19.8
45 a 54 años 156 22.4
55 años y mayor 139 20.0

Tipo de proveedor de cuidado infantil

Proveedor de cuidado en casa familiar 100 14.2
Proveedor de cuidado en centro 493 70.0
Director de centro de cuidado 71 10.1
Consultor o capacitador de cuidado infantil 40 5.7

Formación académica

Menos del 9º año 3 0.4
Algo de secundaria superior pero sin diploma 24 3.4
Diploma o certificado de equivalencia (GED) de secundaria superior 173 24.6
Secundaria superior y algo de universidad  o escuela vocacional 237 33.7
Título o CDA de 2 años de estudios universitarios 125 17.8
Título de 4 años de estudios universitarios 95 13.5
Estudios de postgrado 47 6.7

Años de trabajo en el campo del cuidado infantil

Promedio de años y (DT) 9.81 9.00


Procedimientos

Los participantes llenaron un cuestionario acerca de sus costumbres actuales con el Internet, sus preferencias por componentes específicos en el sitio web e información de fondo de ellos mismos. La mayoría (el 91.4%) de los participantes llenaron el cuestionario conjuntamente con sesiones de capacitación continuada en persona o en conferencias estatales. Un número menor (el 8.6%), reclutados mediante boletines y contactos personales, llenaron el cuestionario en línea.

El cuestionario consistía en tres partes. Primero se les pidió a los participantes que tasaran la importancia de incluir 20 posibles componentes distintos en el sitio web, en una escala de 1 a 4 (1 = nada importante, 2 = sólo un poco importante, 3 = algo importante y 4 = muy importante). En la segunda parte del cuestionario, los participantes indicaron si usaban o no usaban el Internet para el email, las redes sociales (Facebook, Twitter, etc.), compras, búsquedas de información para sí mismos y sus familias, búsquedas de información para su programa de cuidado infantil, el intercambio de fotos y videos, y los juegos en Internet. También se les pidió que informaran de la frecuencia con que usaban el Internet por razones de trabajo y personales (1 = nunca, hasta 5 = mínimo una vez al día), además de la comodidad que sentían con el uso del Internet (1 = nada cómodo, hasta 4 = muy cómodo). Finalmente, los participantes dieron información sobre su edad, nivel de formación académica, tiempo de trabajar en el campo del cuidado infantil, tipo de proveedor de cuidado infantil y el número de horas que trabajaban a la semana con niños.

Resultados

Los profesionales de la primera infancia como consumidores

Primero queríamos obtener una idea de los profesionales de la primera infancia como consumidores en línea. Se les pidió a los participantes que indicaran la frecuencia con que usaban el Internet por motivos de trabajo y personales, además de su grado de comodidad al usar el Internet. La Figura 1 indica que la mayoría de los participantes informaron de sentirse cómodos al usar el Internet y que lo usaban regularmente por razones laborales y personales. La Tabla 2 muestra que los participantes mayores y más experimentados tendían a informar de un uso menos frecuente del Internet por motivos de trabajo y personales, y que se sentían menos cómodos al usar el Internet que los participantes menores. Por otro lado, los participantes de más formación académica tendían a usar el Internet más frecuentemente por razones de trabajo y personales y se sentían más cómodos al usarlo.


Figura 1Figura 1. Uso del Internet y comodidad según el tipo de proveedor.
Tabla 2
Correlaciones entre el uso del Internet, el grado de comodidad y las variables demográficas
  Uso del Internet para el trabajo    Uso del Internet por motives personales   Comodidad al usar el Internet
Edad -0.164** -0.278** -0.310**
Formación académica 0.342** 0.283** 0.208*
Años de trabajo en el campo del cuidado infantil 0.011 -0.074* -0.174**
* p < 0.05.
**p < 0.01.


Otro grupo de preguntas les preguntó a los participantes si usaban o no usaban el Internet para el email, las redes sociales (Facebook, Twitter, etc.), compras, búsquedas de información para sí mismos y sus familias, búsquedas de información para su programa de cuidado infantil, intercambios de fotos y videos, y juegos de Internet. La Figura 2 muestra que casi todos los participantes usaban el Internet para el email, y que muchos también usaban el Internet para acceder a información, tanto personal como profesional. Aproximadamente la mitad de los participantes usaban el Internet para las redes sociales, compras e intercambios de fotos y videos. Menos participantes jugaban juegos en el Internet.


Figura 2

Figura 2. Porcentajes de la frecuencia del uso del Internet de los participantes


Una serie de análisis de Pearson reveló que los directores y consultores/capacitadores tendían a tener tasas más altas que lo esperado en el uso del email (symbol (3) = 15.34, p < 0.01), búsquedas de información para el programa (symbol (3) = 36.75, p < 0.001), búsquedas de información para ellos mismos (symbol (3) = 12.62, p < 0.01) y para hacer compras (symbol (3) = 13.08, p < 0.01) que los proveedores de cuidado en hogares y centros. Los proveedores de cuidado en centros y los consultores/capacitadores tenían tasas más altas que lo esperado del uso de redes sociales (symbol (3) = 11.44, p < 0.01). Los proveedores en centros usaban el Internet más frecuentemente para jugar juegos (symbol (3) = 26.05, p < 0.01). Comparaciones adicionales revelaron que era menos probable que los participantes mayores usaran el Internet para el email [t (659) = 4.24, p < 0.001] y las redes sociales [t (634) = 10.22, p < 0.001]. Asimismo, los que tenían más años en el campo de la primera infancia informaron de menos uso del Internet para las redes sociales [t (693) = 5.45, p < 0.001]. Al contrario, los participantes que tenían más formación académica usaban el Internet más frecuentemente para el email [t (666) = -7.49, p < 0.001], búsquedas de información para sus programas [t (662) = -7.16, p < 0.001] y búsquedas de información para sí mismos [t (659) = -5.74, p < 0.001].

Preferencias para el sitio web

El siguiente grupo de preguntas pidió que los participantes tasaran la importancia de incluir 20 posibles componentes distintos en el sitio web. La Tabla 3 presenta una lista de los posibles componentes del sitio web, desde los más importantes hasta los menos importantes según sus tasaciones medias de importancia. Lo que más les interesaba a los participantes era la capacidad de descargar actividades de aprendizaje, currículos y materiales para repartir a los padres; el acceso en línea a clases y módulos de capacitación; y la posibilidad de hacer preguntas a expertos. Los participantes consideraban que era menos importante incluir un listserv (gestión de listas de correos electrónicos), información de audio (podcast) o una revista privada en línea. Sin embargo, es importante notar que los participantes pensaban que era al menos algo importante incluir la mayoría de estos componentes en el sitio web, ya que la mayoría de las tasaciones medias eran arriba del valor de 3.0 en una escala de 4 puntos.  

Tabla 3
Tasaciones medias de la importancia de posibles componentes en el sitio web
Componente Media
Amplia variedad de actividades de aprendizaje y guías curriculares para descargar y usar en su programa 3.75
Clases y módulos en línea de capacitación 3.69
Materiales sobre el desarrollo infantil y la crianza para repartir a padres 3.65
Capacidad  de hacer preguntas a un experto 3.63
Lista para búsquedas de libros de alta calidad para niños 3.54
Artículos para descargar sobre una amplia variedad de temas 3.53
Enlaces a organizaciones e información de la primera infancia locales 3.50
Enlaces a organizaciones e información de la primera infancia nacionales 3.47
Actualizaciones de la investigación en la práctica 3.39
Videos instructivos 3.38
Registro en línea para seguir mi desarrollo profesional 3.32
Un foro o tablero de mensajes  para conectarme con otros proveedores 3.29
Rincón de noticias y temas candentes 3.26
Sondeos de temas de la primera infancia 3.22
Un blog informativo de un experto 3.21
Seminarios, discursos y chateos en vivo en línea 3.13
Boletín electrónico 3.11
Listserv de correos electrónicos con otros proveedores 2.98
Información y entrevistas de audio (podcast) 2.92
Oportunidad de revista privada en línea 2.63
*Total N = 816.


Luego, se realizaron varias correlaciones para examinar cómo el uso de los profesionales de la primera infancia del Internet y su grado de comodidad al usarlo se relacionaban con sus tasaciones de los componentes del sitio web. La Tabla 4 resume las correlaciones significativas (p < 0.05). Los individuos que informaron de sentirse más cómodos con el uso del Internet más probablemente tasaron las clases y los módulos de capacitación en línea como importantes, y menos probablemente tasaron los sondeos en línea como importantes para incluir en el sitio web. Además, los participantes que usaban el Internet más frecuentemente por motivos laborales más probablemente tasaron como importantes los componentes informativos y de contenido, como por ejemplo los cursos en línea, boletines electrónicos e información que pueden usar en sus programas. Los participantes que informaron de usar el Internet más por motivos personales que por los laborales con menos probabilidad preferían tales componentes como tableros de mensajes, revistas en línea, sondeos y blogs.  

Tabla 4
Resumen de correlaciones significativas entre posibles componentes del sitio web y el uso del Internet
Feature  r
Proveedores más cómodos con usar el Internet con más probabilidad preferían:
Clases y módulos de capacitación en línea 0.09*
Proveedores más cómodos con usar el Internet con menos probabilidad preferían:
Sondeos de temas de la primera infancia   -0.09*
Proveedores que más frecuentemente usaban el Internet para el trabajo con más probabilidad preferían:  
Clases y módulos de capacitación en línea 0.11**
Boletín electrónico 0.11**
Amplia variedad de actividades de aprendizaje y guías curriculares para descargar y usar en su programa   0.08*
Materiales de desarrollo infantil y crianza para repartir a padres 0.08*
Proveedores que más frecuentemente usaban el Internet por motives personales con menos probabilidad preferían:
Blog informativo de un experto -0.08*
Foro o tablero de mensajes para conectarse con otros proveedores -0.12**
Sondeos de temas de la primera infancia -0.14***
Enlaces a organizaciones e información de la primera infancia nacionales -0.09*
Actualizaciones de la investigación en la práctica   -0.09*
Información y entrevistas de audio (podcast) -0.11**
Oportunidad de revistas privadas en línea -0.10*
* p < 0.05.
** p < 0.01.
***p < 0.001.


También examinamos si las evaluaciones realizadas por los profesionales de la primera infancia de los posibles componentes del sitio web variaban según su uso del Internet. Una serie de análisis multivariantes de la varianza reveló que era más probable que los individuos que usaban el Internet para el email, las redes sociales, búsquedas de información para sí mismos, búsquedas de información para sus programas, compras e intercambios de videos tasaran ciertos componentes como más importantes para la inclusión en el sitio web. La Tabla 5 resume los resultados del análisis. En general, parece que existe una tendencia entre los que más usan el email y las redes sociales a preferir los componentes más interactivos (por ej., sondeos, chateos en vivo y blogs, revistas en línea y podcast), mientras que los que utilizan el Internet más para buscar información tendían a preferir más los componentes informativos que les permiten descargar información que luego pueden usar en sus programas (por ej., artículos, bases de datos para búsquedas, boletines electrónicos y enlaces a otros recursos).

Tabla 5
Resumen de resultados de análisis multivariantes de la varianza que indican preferencias por componentes en el sitio web según el uso del Internet
Uso del Internet Componente F
Los que usaban el Internet para… más enfáticamente preferían estos componentes:
Email Blog informativo de un experto 4.50*
Foro o tablero de mensajes con que conectarse con otros proveedores 4.28*
Sondeos de temas de la primera infancia 8.62**
Información y entrevistas de audio (podcast) 5.53*
Oportunidad de revista privada en línea 11.50**
Rincón de noticias y temas candentes 4.17*
(Wilks’symbol = 0.94, F (20, 524) = 1.70, p = 0.03*, parcial symbol= 0.06)
Buscar información para el programa Artículos para descargar sobre una amplia variedad de temas 6.08*
Blog informativo de un experto 2.82†
Boletín electrónico 3.11†
Listas para buscar libros de alta calidad para niños   3.38*
Enlaces a organizaciones e información locales de la primera infancia 4.34*
(Wilks’ symbol= 0.93, F (20, 523) = 1.86, p = 0.01*, partial symbol= 0.07)
Buscar información para mí y para mi familia Artículos para descargar sobre una amplia variedad de temas 6.91**
(Wilks’ symbol= 0.96, F (20, 519) = 1.09, p = 0.36, parcial symbol= 0.04)
Redes sociales Blog informativo de un experto 3.21†
Sondeos de temas de la primera infancia 5.86*
Boletín electrónico 3.73†
Actualizaciones de investigación en la práctica 7.96**
Información y entrevistas de audio (podcast) 5.12*
Seminarios, discursos y chateos en vivo en línea 4.94*
Oportunidad de revista privada en línea 4.19*
Listserv de correo electrónico con otros proveedores   5.48*
Rincón de noticias y temas candentes 7.11**
(Wilks’ symbol= 0.96, F (20, 507) = 1.18, p = 0.27, parcial symbol= 0.04)
Compras Blog informativo de un experto 4.46**
Foro o tablero de mensajes con que conectarse con otros proveedores 3.29†
Materiales de desarrollo infantil y crianza para repartir a padres 2.93†
Registro en línea para seguir mi desarrollo profesional 8.01**
Seminarios, discursos y chateos en vivo en línea 2.86†
Oportunidad de revista privada en línea 8.97**
Listserv de correo electrónico con otros proveedores   5.23*
(Wilks’ symbol= 0.95, F (20, 516) = 1.44, p = 0.09†, parcial symbol= 0.05)
Intercambiar fotos y videos Información y entrevistas de audio (podcast) 2.83†
(Wilks’ symbol= 0.97, F (20, 504) = 0.67, p = .86, parcial symbol= 0.03)
p < 0.10.
* p < 0.05.
**p < 0.01.


Se realizó una serie de correlaciones a fin de examinar la relación de la edad, la formación académica y la experiencia de los participantes con las tasaciones de los posibles componentes del sitio web. La Tabla 6 resume todas las correlaciones significativas (p < 0.05). En particular, tales componentes como el boletín electrónico, las actualizaciones de la investigación en la práctica, las noticias y los temas candentes eran populares con los individuos mayores y los que llevaban más años trabajando en el campo del cuidado infantil. A los individuos mayores también les gustaban los componentes de sondeos, revistas privadas y videos instructivos, mientras que los participantes más experimentados preferían las actividades de aprendizaje y guías curriculares, además de enlaces a organizaciones nacionales de la primera infancia. Al contrario, los participantes de menos formación académica preferían tales componentes más interactivos como Ask an Expert (Pregunte a un experto), los blogs informativos, tableros de mensajes, chateos y seminarios en vivo, listserv de correo electrónico, revistas en línea y la capacidad de seguir el desarrollo profesional. A los participantes de menos formación también les gustaban los sondeos, boletines electrónicos, podcast y videos instructivos.

Tabla 6
Correlaciones significativas entre componentes y características personales
Componente r
Proveedores de cuidado infantil mayores más probablemente preferían:
Sondeos de temas de la primera infancia 0.08*
Boletín electrónico 0.10*
Actualizaciones de investigación en la práctica 0.14***
Listserv de correo electrónico con otros proveedores  0.08*
Rincón de noticias y temas candentes 0.11**
Videos instructivos 0.09*
Proveedores con menos formación más probablemente preferían:
Capacidad de hacer preguntas a un experto 0.09*
Blog informativo de un experto 0.20***
Foro o tablero de mensajes con que conectarse con otros proveedores 0.19***
Sondeos de temas de la primera infancia 0.23***
Boletín electrónico 0.08*
Registro en línea para seguir mi desarrollo profesional 0.14***
Información y entrevistas de audio (podcast) 0.16***
Seminarios, discursos y chateos en vivo en línea 0.09*
Oportunidad de revista privada en línea 0.21***
Listserv de correo electrónico con otros proveedores  0.17***
Videos instructivos 0.11**
Proveedores que llevaban más años en el campo más probablemente preferían:
Amplia variedad de actividades de aprendizaje y guías curriculares para descargar y usar en su programa  0.08*
Boletín electrónico 0.11**
Enlaces a organizaciones e información de la primera infancia nacionales 0.08*
Actualizaciones de investigación en la práctica 0.08*
Rincón de noticias y temas candentes 0.14***
*p < 0.05.
**p < 0.01.
***p < 0.001.

Discusión

El presente estudio, realizado en múltiples estados, fue diseñado para mejor comprender las opiniones de profesionales de la primera infancia en cuanto a los componentes que hallarían más útiles en un sitio web personalizado según sus necesidades. Casi no hay duda del impacto positivo del desarrollo profesional continuado de profesionales de la primera infancia en la calidad del cuidado provisto en programas infantiles. Parece que el Internet tiene una gran potencial de ser una fuente práctica de recursos y capacitación de alta calidad para el desarrollo profesional. Sin embargo, es importante al diseñar materiales y sitios web para profesionales del cuidado infantil que se evalúen primero sus necesidades para que los materiales y experiencias puedan diseñarse para satisfacer mejor dichas necesidades.

En cuanto a los componentes de sitios web, parece que los participantes prefieren tales componentes como una amplia variedad de actividades para clases, listas de búsqueda de libros para niños, artículos informativos, clases de capacitación en línea, materiales de desarrollo infantil y de la crianza para repartir a padres, actualizaciones de la investigación y videos instructivos. No sorprende que los participantes hayan tasado estos componentes como importantes, ya que son los tipos de información y recursos que los profesionales del cuidado infantil tradicionalmente han preferido (por ej., Clark, 2007; Gable y Hansen, 2001; Rusby, 2002; Taylor et al., 1999). Los profesionales de la primera infancia a menudo quieren materiales e ideas que pueden usar inmediatamente en sus programas. Otro componente que recibió tasaciones altas fue la oportunidad de consultas mediante componentes como Ask an Expert. La investigación anterior ha mostrado que dichas consultas pueden mejorar las habilidades de los profesionales respecto a sus interacciones con niños (Downer, Kraft-Sayre y Pianta, 2009; Pianta et al., 2008; Powell et al., 2010).  

No se tasaron como tan importantes otros componentes, como por ejemplo los podcast, seminarios en línea, chateos en vivo, blogs, un boletín electrónico, tableros de mensajes, listserv y las oportunidades de una revista en línea y de seguir el propio desarrollo profesional. Dado que los participantes preferían más enfáticamente buscar cosas que podían usar de inmediato, no sorprende que las actividades más participativas pero también más tardadas (por ej., las revistas privadas y los listserv) no sean tan populares. Además, en este momento es difícil saber el grado en que los participantes tal vez tengan menos interés en estos componentes o simplemente menos experiencia con ellos. Muchos de los componentes de tasación menos alta también son los que requieren más participación directa. Es posible que los profesionales de la primera infancia del presente estudio estuvieran más familiarizados con tales componentes de la diseminación tradicional de información como los artículos informativos, sugerencias para actividades en el aula y videos instructivos. Aunque en el presente estudio eran de proporción pequeña, los números más altos de respuestas de “no sé qué es esto” eran para los podcast (el 5.0%), los blogs (el 4.9%), las actualizaciones de la investigación en la práctica (el 4.9%) y las revistas privadas en línea (el 4.2%). Sin embargo, es importante tener en cuenta que incluso los componentes de tasaciones menos altas recibieron tasaciones arriba del punto medio; los diseñadores de sitios web deberían pensar en incluirlos si se presenta la oportunidad.

La mayoría de los participantes informaron de una alta frecuencia de uso del Internet y comodidad con el mismo, lo cual revela una imagen de los profesionales de la primera infancia como consumidores en línea sofisticados y regulares. Este hallazgo afirma la necesidad de sitios web como el de eXtension Alliance for Better Child Care. Debido a que los profesionales de la primera infancia ya utilizan el Internet para hallar recursos y oportunidades de capacitación, puede pasar que se queden atrás las organizaciones y proveedores que dependen solamente de medios tradicionales de proveer la capacitación. Los hallazgos también enfatizan la necesidad de diversas estrategias con que alcanzar a estos usuarios más sofisticados, como por ejemplo las de sitios de redes sociales, los blogs y los envíos en masa de email.

A pesar de la aceptación y el uso crecientes del Internet, un número considerable de profesionales de la primera infancia no se sienten cómodos con el uso del Internet y lo usan con menos frecuencia. En el presente estudio, hallamos que varios participantes usaban el Internet no más de una vez al mes para el trabajo (el 35.1%) o por motivos personales (el 16.3%), o que no se sentían o nada o más que sólo un poco cómodos con usar el Internet (el 15.3%). No sorprende que los participantes mayores se sientan menos cómodos con utilizar el Internet, así como los que tenían menos formación académica. No queremos olvidarnos de estos profesionales. El Internet es solo una herramienta con que alcanzar a los profesionales de la primera infancia. También se deben seguir empleando los métodos más tradicionales de talleres, boletines impresos y enviados por correo y consultas en persona a fin de alcanzar a los individuos de estilos de aprender y necesidades diferentes.

En general, nuestros resultados sugieren que el Internet está idealmente posicionado para asumir un papel prominente en el desarrollo y crecimiento profesional de los profesionales de la primera infancia. Un número creciente de estos profesionales son usuarios activos del Internet y lo utilizan como medio de mejorar sus habilidades, conocimiento y prácticas. El Internet puede proporcionar los elementos más formales del desarrollo profesional al ofrecer módulos guiados de aprendizaje, webinarios detallados y clases de crédito universitario; también puede ofrecer componentes que sirven las necesidades de los profesionales auto-dirigidos. Como indican nuestros resultados, a los participantes les interesaba más la información que se puede usar directamente y la información relacionada con una necesidad inmediata. Incluso los individuos que prefieren el potencial más participativo del Internet pueden hallar atractivo el potencial del Internet de las redes de contactos, los mentores y las consultas. Por lo tanto, nuestros hallazgos sugieren que el Internet tiene el potencial de trascender las dimensiones de formal/informal, arriba-abajo/auto-dirigido y linear/no linear del desarrollo profesional.

Limitaciones y conclusiones

Hay que interpretar los resultados del presente estudio con algo de precaución. La muestra no se seleccionó al azar, y la mayoría de los participantes asistían a alguna forma de capacitación en persona. Tal vez nuestros participantes sean más fuertemente orientados hacia el desarrollo profesional que los miembros del personal que no asisten a la capacitación con regularidad, o tal vez sean más capaces de lograr acceso a oportunidades de la capacitación en persona y asistir a la misma. Por otro lado, la mayoría de los participantes asistían a eventos de capacitación uno-a-uno, y no es posible comparar sus respuestas con las de proveedores de cuidado que quizás ya consigan la gran parte de su desarrollo profesional en línea. Además, la experiencia previa con los posibles componentes del sitio web puede haber influido en las tasaciones que dieron los participantes respecto a los diversos componentes. Puede ser que los profesionales de la primera infancia tengan más experiencia con tales componentes como los artículos informativos, las bases de datos para buscar actividades y libros, y los videos instructivos que con los podcast, revistas personales en línea y salas de chateo en vivo. Es posible que esta experiencia haya motivado las respuestas tanto como la verdadera utilidad de ciertos componentes. Finalmente, aunque hallamos pocas diferencias entre tipos de participante (es decir, proveedor de cuidado en un hogar familiar, proveedor de cuidado en un centro, director y consultor/capacitador), los directores y consultores/capacitadores tendían a usar el Internet más frecuentemente para el email y para buscar información para sus programas o para sí mismos. Por eso, parece probable que se necesite variar los componentes en línea lo suficientemente como para satisfacer las necesidades de los proveedores directos del cuidado además de los directores y consultores/capacitadores.

A pesar de dichas limitaciones, el presente estudio llama la atención al potencial creciente del Internet de entregar oportunidades del desarrollo profesional oportuno y de alta calidad. Los profesionales de la primera infancia se están haciendo consumidores más sofisticados y perspicaces de los recursos en línea. Los hallazgos destacan una variedad de componentes en que tal vez quieran basarse los individuos y organizaciones mientras avanzan el desarrollo de recursos y oportunidades en línea para profesionales de la primera infancia.

Reconocimiento

Una versión del presente artículo se presentó en el Annual Conference of the National Council on Family Relations (Congreso Anual del Consejo Nacional para Relaciones Familiares) en noviembre de 2011 en Orlando (Florida).

Referencias

Arnett, Jeffrey. (1989). Caregivers in day-care centers: Does training matter? Journal of Applied Developmental Psychology, 10(4), 541-552.

Burchinal, Margaret; Cryer, Debby; Clifford, Richard M.; & Howes, Carollee. (2002). Caregiver training and classroom quality in child care centers. Applied Developmental Sciences, 6(1), 2-11.

Clark, Christopher M. (1992). Teachers as designers in self-directed professional development. In Andy Hargreaves & Michael G. Fullan (Eds.), Understanding teacher development (pp. 75-84). New York: Teachers College Press.

Clark, Douglas. (2007). Exploring the potential of online technology as a tool for informing the practice of license-exempt child care providers. E-Learning, 4(1), 24-39.

DeBord, Karen. (1993). A little respect and eight more hours in the day: Family child care providers have special needs. Young Children, 48(4), 21-26.

Doherty, Gillian; Forer, Barry; Lero, Donna S.; Goelman, Hillel; & LaGrange, Annette. (2006). Predictors of quality in family child care. Early Childhood Research Quarterly, 21(3), 296-312.

Downer, Jason T.; Kraft-Sayre, Marcia E.; & Pianta, Robert C. (2009). Ongoing, web-mediated professional development focused on teacher-child interactions: Early childhood educators’ usage rates and self-reported satisfaction. Early Education and Development, 20(2), 321-345.

Fleet, Alma; & Patterson, Catherine. (2001). Professional growth reconceptualized: Early childhood staff searching for meaning. Early Childhood Research & Practice, 3(2). Retrieved November 11, 2011, from http://ecrp.illinois.edu/v3n2/fleet.html

Fukkink, Ruben G., & Lont, Anna. (2007). Does training matter? A meta-analysis and review of caregiver training studies. Early Childhood Research Quarterly, 22(3), 294-311.

Gable, Sara, & Halliburton, Amy. (2003). Barriers to child care providers’ professional development. Child and Youth Care Forum, 32(3), 175-193.

Gable, Sara, & Hansen, Joanna. (2001). Child care provider perspectives on the role of education and training for quality caregiving. Early Childhood Development and Care, 166, 39-52.

Munton, Anthony G.; Mooney, Ann; & Rowland, Linda. (1996). Helping providers to improve quality of day-care provision: Theories of education and learning. Early Child Development and Care, 118, 15-25.

Norris, Deborah J. (2001). Quality of care offered by providers with differential patterns of workshop participation. Child and Youth Care Forum, 30(2), 111-121.

Olsen, Heather Marie Bauer. (2007) Considerations for delivery of online professional development for childcare professionals. Dissertation Abstracts International-A, 68(07). (UMI No. 3275939)

Pew Research Center. (2005). Trends 2005. Retrieved December 22, 2010, from http://pewresearch.org/pubs/206/trends-2005 

Pianta, Robert C.; Mashburn, Andrew J.; Downer, Jason T.; Hamre, Bridget K.; & Justice, Laura. (2008). Effects of web-mediated professional development resources on teacher-child interactions in pre-kindergarten classrooms. Early Childhood Research Quarterly, 23(4), 431-451.

Powell, Douglas R.; Diamond, Karen E.; & Koehler, Matthew J. (2010). Use of a case-based hypermedia resource in an early literacy coaching intervention with pre-kindergarten teachers. Topics in Early Childhood Special Education, 29(4), 239-249.

Rusby, Julie Collier. (2002). Training needs and challenges of family child care providers. Child and Youth Care Forum, 31(5), 281-293.

Sheridan, Susan M.; Edwards, Carolyn Pope; Marvin, Christine A.; & Knoche, Lisa L. (2009). Professional development in early childhood programs: Process issues and research needs. Early Education and Development, 20(3), 377-401.

Stanford, Carla Caldwell. (2008). A comparison of the effects of online synchronous versus online asynchronous versus traditional approaches on learner achievement via education of Mississippi child care providers. Dissertation Abstracts International-A, 69(07). (UMI No. 3315184)

Taylor, Andres R.; Dunster, Lee; & Pollard, June. (1999). …And this helps me how? Family child care providers discuss training. Early Childhood Research Quarterly, 14(3), 285-312.

Tout, Kathryn; Zaslow, Martha; & Berry, Daniel. (2006). Quality and qualifications: Links between professional development and quality in early care and education settings. In Martha Zaslow & Ivelisse Martinez-Beck (Eds.), Critical issues in early childhood professional development (pp. 77-110). Baltimore, MD: Paul H. Brooks.

Whitaker, Steve; Kinzie, Mable; Kraft-Sayre, Marcia E.; Mashburn, Andrew; & Pianta, Robert C. (2007). Use and evaluation of web-based professional development services across participant levels of support. Early Childhood Education Journal, 34(6), 379-386.

Zickuhr, Kathryn. (2010). Generations 2010. Retrieved December 22, 2010, from http://pewinternet.org/Reports/2010/Generations-2010.aspx

Información de los autores

El Dr. Daniel J. Weigel es profesor y especialista en el desarrollo humano del departamento de la Extensión Cooperativa y Estudios del Desarrollo Humano de la Universidad de Nevada en Reno, donde administra programas comunitarios de lectoescritura familiar, lectoescritura emergente, cuidado infantil y educación para padres y madres. Comenzó su carrera profesional como maestro preescolar y sigue capacitando a educadores de la primera infancia en la provisión del cuidado infantil de alta calidad. Sus intereses de investigación actuales incluyen las influencias de la familia y el cuidado infantil en el desarrollo de la lectoescritura emergente, los fundamentos de la lectoescritura en bebés y niños menos de tres años, y los impactos de programas comunitarias de lectoescritura en otros programas. Ha publicado en las áreas del desarrollo de la lectoescritura emergente, el desarrollo infantil y el papel de los padres en la crianza. Sus publicaciones recientes aparecen en Early Childhood Research Quarterly, Reading Research Quarterly y Early Care and Development.

Daniel J. Weigel
Cooperative Extension
University of Nevada, Reno
4955 Energy Way
Reno, NV 89502
Teléfono: 775-784-4848
Fax: 775-784-4881
Email: weigeld@unce.unr.edu

La Dra. Dana A. Weiser recibió el doctorado hace poco en el programa interdisciplinario de psicología social de la Universidad de Nevada en Reno. Sus amplios intereses de investigación se enfocan en la influencia de relaciones familiares en dos áreas principales: las relaciones románticas y el logro académico. Su trabajo se ha enfocado también en el papel del ambiente familiar en el desarrollo de la auto-eficacia, y cómo la auto-eficacia pronostica subsecuentemente los resultados de relaciones y académicos. Sus publicaciones recientes aparecen en Social Psychology of Education, Personality and Individual Differences y Personal Relationships.

La Dra. Diane W. Bales es profesora adjunta de desarrollo humano y ciencias familiares además de ser especialista en el desarrollo humano con la Extensión Cooperativa de la Universidad de Georgia. Sus proyectos comunitarios y de la investigación aplicada se enfocan en el mejoramiento de la calidad del cuidado infantil y en la instrucción para padres y madres de las prácticas apropiadas al desarrollo. Sus intereses de investigación actuales incluyen el aumento de la consciencia pública del desarrollo cerebral durante la infancia, la reducción del riesgo de la obesidad infantil mediante intervenciones para mejorar la nutrición y la actividad física en el cuidado infantil, y el uso de la tecnología para educar a adultos sobre el desarrollo infantil. Es co-líder de la comunidad de práctica eXtension Alliance for Better Child Care, la cual educa a profesionales de la primera infancia mediante artículos, videos, actividades, webinarios y otros recursos sobre el cuidado infantil de alta calidad.

Kendra J. Moyses tiene la maestría en ciencias. Es educadora de extensión en la Extensión Cooperativa de la Universidad Estatal de Michigan, donde se enfoca en el desarrollo infantil y la programación de 4-H. Comenzó su carrera profesional en la Extensión de la Universidad Estatal de Michigan en 2003 y ha trabajado en diversos programas centrados en familias, niños y jóvenes. Recibió la licenciatura en la educación secundaria y la maestría en administración y liderazgo. Actualmente provee liderazgo y apoyo para asociaciones militares de 4-H, la programación en la primera infancia y el desarrollo de habilidades para la vida y la capacidad adaptadora de jóvenes mediante la programación de 4-H.